3 de mayo de 2016

Salir a buscar trabajo por primera vez es una tarea complicada, sobre todo desde que estalló la crisis financiera. Sin embargo, esto no significa que no se pueda encontrar un buen primer empleo. Muchos jóvenes han finalizado los estudios recientemente o están en edad de buscar una ocupación que se adapte a las necesidades de cada uno. Sin embargo, existen errores que no debes cometer al buscar trabajo por primera vez y en los que muchos jóvenes caen. ¿Quieres conocerlos?

La generación Millennial -jóvenes de hoy en día de entre 20 y 32 años-, que ha ido creciendo paralelamente con la evolución de Internet, las Redes Sociales y las grandes innovaciones de nuestro tiempo, tiene más ventajas aún que la generación anterior a la hora de buscar un trabajo por primera vez. Poseen el ‘don’ para investigar en profundidad en qué empresas existen vacantes de empleo, qué perfiles buscan y saberlo todo o casi todo acerca de las entidades donde les gustaría poder optar a ese ansiado primer trabajo. Internet es un gran viento a favor para los millennials, pero… ¿Es tan fácil conseguir el primer empleo? ¿Cuáles son los deslices más habituales?

Lo que no debes hacer a la hora de buscar empleo

Aunque la generación Millennial esté habituada a usar Internet para comunicarse, no siempre consigue aplicar estos conocimientos en la búsqueda de trabajo. En efecto, conseguir trabajo por primera vez, especialmente cuando tenemos un Curriculum Vitae sin experiencia, suele ser una tarea complicada. Por ello, es conveniente que conozcamos los errores generales de buscar trabajo por primera vez y tratemos de evitarlos antes y después de enfrentarnos a una entrevista de trabajo con el reclutador de turno.Redacción del Curriculum Vitae

1. Pecar de arrogancia al buscar el primer empleo

Mostrarse un poco arrogantes frente al primer empleo es un error bastante común entre los más jóvenes. No debemos pensar que un puesto de trabajo nos pertenece de forma innata o destacar de manera exagerada una cualidad o atributo personal, sino más bien destacar por qué encajaríamos en la empresa, qué aportaríamos y cómo desempeñaríamos las funciones que la entidad ofrece a los candidatos. Otro de los errores que no debemos cometer al buscar trabajo por primera vez es llegar tarde a una entrevista de trabajo. Parece algo obvio, pero en muchas ocasiones infravaloramos el valor de la puntualidad. Del mismo modo, tampoco está de más mostrar agradecimiento al entrevistador por el tiempo que nos ha dedicado.

2. No investigar a la empresa que ofrece un puesto de trabajo

Uno de los errores más frecuentes a la hora de acudir a un primer contacto con una empresa es no haber investigado sobre ella o no conocer bien a qué se dedica ni cuáles serían nuestras funciones a desempeñar. No; la generación Millennial no tiene excusa, ya que dispone de un abanico lleno de posibilidades en la red y puede aprender muchas cosas sobre la entidad buscando en su página web. Esto resulta relevante porque una de las preguntas trampa en una entrevista de trabajo suele ser “¿Qué sabes de nosotros?En esta pregunta tan sencilla, muchos metemos la pata al no haber dedicado cinco minutos previos.

3. Descuidar el Curriculum Vitae y centrarlo mucho en méritos propios

Nuestro Curriculum Vitae ha de ser cuanto más claro y preciso mejor, puesto que la persona encargada de revisarlos no dispone de todo el tiempo del mundo y tampoco tiene solamente el nuestro. Por ello debemos especificar las áreas con precisión, imprescindible no mostrar faltas de ortografía y poner los datos personales de manera correcta, pues ambos errores podrían resultar fatales a la hora de optar al puesto.

Tampoco concretemnos demasiado nuestros méritos académicos y personales a la hora de buscar el primer empleo; la persona que decidirá si entramos en su empresa o no, se basará en si nos cree capaces de desempeñar ciertas funciones. De nada nos servirá haber sacado matrícula de honor en la Teoría de Estrategia Corporativa, si luego no sabemos ponerla en práctica.

4. No escribir cartas de presentación

Error. Muchas personas, jóvenes o no, prescinden de redactar una carta de presentación a la hora de solicitar empleo en un empresa. No hace falta escribir tres folios, ni si quiera uno, con un par de párrafos basta. Es importante destacar por qué queremos trabajar ahí, por qué creemos que podemos desempeñar el puesto al que queremos optar y, por supuesto, qué aportaríamos a la empresa de una forma clara y sencilla.

5. Mentir antes de conseguir el primer empleo

Es cierto que la gran mayoría de ofertas de empleo que encontramos exigen varios años de experiencia y eso, a los jóvenes que buscan insertarse al mercado laboral por primera vez, les resulta un tanto tedioso. Ante esta situación, muchas veces se recurre a la mentira fácil de decir o poner en el Curriculum Vitae que se tiene experiencia en sitios ficticios para tener más posibilidades para optar al puesto deseado.

¡Cuidado! Si no tenemos experiencia, puede jugarnos una mala pasada y resultar peor el remedio que la enfermedad. Ya encontraremos a alguien que nos dé una primera oportunidad merecida para desarrollar todo lo que sabemos.