2 de Marzo de 2017

¿Eres estudiante y te gustaría hacer prácticas en una empresa? Aunque en ocasiones puede no llegar a ser lo más maravilloso del mundo, ser becario forma una parte fundamental dentro de la trayectoria profesional de cualquier persona y un paso importante para acceder al mercado laboral. Por eso, si todavía estás en la universidad, ser estudiante en prácticas es una etapa por la que deberás pasar tarde o temprano y que deberás aprovechar al máximo, ya que podrás aprender muchas más cosas que durante los años de carrera y hacer contactos muy valiosos dentro de tu sector de cara a tu futuro profesional.

No existe una guía en la que se establezcan las pautas generales para ser un buen becario. Sin embargo, más allá de las típicas recomendaciones sobre no llegar tarde, ser organizado y responsable, ir vestido adecuadamente o no irse a casa sin acabar antes el trabajo estipulado, existen otros consejos que tienen que ver con la actitud y que deberás tener en cuenta si deseas superar con éxito tus prácticas profesionales.

¿Quieres saber cómo ser becario y no desfallecer en el intento? Si es la primera vez que haces prácticas en una empresa, es hora de conocer algunos aspectos clave para lograr ser el becario perfecto. Sigue leyendo este artículo para descubrir los más importantes.

8 consejos para ser el becario perfecto

¿Cómo es el becario perfecto?, te preguntarás. Sin duda, una de las premisas más importantes que debes cumplir para convertirte en el becario modelo es mantener una actitud positiva. Tanto si la empresa en la que haces las prácticas te apasiona como si no te convence del todo, es muy importante que muestres interés por las tareas encomendadas, además de ser proactivo y resolutivo, ya que los jefes valorarán más tu actitud que tus conocimientos en un campo concreto y nunca sabes hasta qué punto tu paso por esa empresa podrá beneficiarte en tu futuro profesional.

A continuación, vamos a darte algunos consejos prácticos para ser becario y conseguir sacar todo el partido posible a tus prácticas en cualquier empresa. Toma nota:

  • Pregunta: uno de los errores más frecuentes entre los estudiantes en prácticas es su timidez a la hora de hacer preguntas a sus superiores. Nuestro consejo es que no sientas vergüenza de preguntar cualquier cosa que no entiendas. De no hacerlo, podrías cometer algún fallo en tus tareas que podrías haber evitado con una simple consulta a un compañero o a tu jefe. Además, el hecho de preguntar te ayudará a mostrar interés y preocupación por las tareas que realizas.
  • Aprovecha esta etapa para aprender todo lo que puedas: en otras palabras, debes ser una “esponja”, capaz de involucrarte en la filosofía de la empresa, adaptarte a ella y reflejarlo en tu trabajo diario. Recuerda que, al fin y al cabo, estás allí para aprender y no para demostrar que eres mejor que nadie.
  • Sé proactivo: participa y haz tus propias propuestas durante las reuniones de trabajo. No tengas miedo de proporcionar nuevas ideas, por sencillas o inalcanzables que te parezcan.

  • Sé resolutivo: en cualquier empresa surgen a diario pequeños problemas ante los cuales debes ser capaz de reaccionar. Intenta observar y buscar soluciones rápidas a los contratiempos que puedan surgir para demostrar que puedes identificar las necesidades de la empresa y ofrecerte para desarrollarlas.
  • Intégrate en el equipo: no pierdas ocasión de hablar y relacionarte con tus compañeros. Los jefes valoran muy positivamente que los becarios se sientan uno más del equipo, de manera que aprovecha los momentos de descanso o los encuentros después del trabajo para socializar, conocerlos mejor y, porqué no, hacer networking con ellos.
  • Sé humilde y respetuoso con los compañeros: piensa que todavía no cuentas con la misma experiencia que ellos, por lo que no debes criticar su trabajo como tampoco faltarles al respeto. Intenta aprender de ellos y preguntarles cualquier duda que tengas.
  • Acepta las críticas y utilízalas para tratar de mejorar: nunca te vengas abajo, ya que lo normal es que cometas errores, sobre todo durante los primeros días de tus prácticas.
  • Sé puntual y educado, para transmitir una actitud y un espíritu de entrega muy valorado y apreciado por las empresas.

Ante todo y pase lo que pase, debes ser positivo y afrontar tu periodo de prácticas como una oportunidad. Piensa que se trata de extraer la mejor experiencia posible y aprender todo lo que puedas. Por último, si estás contento con tus prácticas, te animamos a pedir una carta de recomendación a tu jefe y a mantener el contacto con tus compañeros.

Como ves, ¡ser becario y no desfallecer en el intento es posible si sabes cómo!