17 de Junio de 2015

La entrevista telefónica es una herramienta utilizada por las empresas para descartar a los candidatos de manera rápida y sin interrumpir la jornada de trabajo. Si recibimos una llamada telefónica de una empresa, será el primer paso para saber si somos aptos para el puesto ofertado y deberemos estar preparados para el momento.

Cómo preparar la entrevista telefónica

Para preparar la entrevista de trabajo de forma telefónica será aconsejable elaborar previamente, una lista de posibles preguntas de la entrevista de trabajo junto con las respuestas adecuadas. De esta manera, si nos quedamos en blanco podremos utilizarlas como guía y reubicarnos en la entrevista de trabajo.

Además, al inscribirnos en una oferta de empleo buscaremos información acerca de la empresa y puesto de trabajo siendo capaces de contestar a preguntas sobre el negocio antes de recibir la llamada. Seguir estas indicaciones nos ayudará a conseguir una entrevista telefónica eficaz.

Conocernos a nosotros mismos será fundamental para dar una buena apariencia. Para ello, será necesario saber nuestra formación académica , experiencia profesional y currículum vitae a la perfección pudiendo argumentar las funciones desempeñadas en empresas anteriores. Será muy importante ser naturales y no forzar la situación.

Preguntas en una entrevista telefónica

Cuando llegue la hora de realizar la entrevista telefónica nuestro objetivo será conseguir una entrevista presencial donde el reclutador y nosotros nos veremos cara a cara. Para contestar a las preguntas de la entrevista telefónica será recomendable:

  • Buscar un lugar alejado de ruidos y un ambiente relajado donde poder hablar.
  • Tener a mano papel y boli para anotar los aspectos importantes de la entrevista laboral.
  • Utilizar un lenguaje adecuado con el entrevistador.
  • Mostrar una actitud positiva, educada y de confianza.
  • Sonreír transmitiendo entusiasmo y ganas de conseguir el empleo.
  • No interrumpir la conversación por otra llamada o imprevisto, respetando el turno de palabra.
  • No ser escueto a la hora de contestar a las preguntas, intentar mantener una conversación.
  • Acordar una hora para la entrevista presencial, donde estaremos más preparados para llevarla a cabo.
  • Dar las gracias al reclutador por la llamada y el interés mostrado.

Algunas de las preguntas típicas que nos pueden hacer en la entrevista telefónica son:

  • ¿Qué experiencia tienes en el sector?
  • ¿Por qué quieres desempeñar este puesto de trabajo?
  • ¿Cómo has conocido la empresa?
  • Enumera tres características que te describan en el trabajo.
  • ¿Te gusta trabajar en equipo?
  • ¿Estarías dispuesto a enseñar o ayudar a otra persona?
  • ¿Trabajas bien bajo presión?
  • ¿Qué puedes aportar a esta empresa?

Si conseguimos superar la entrevista telefónica tendremos la oportunidad de hacerla presencial y conseguir el trabajo que tanto hemos buscado, teniendo en cuenta lo que nunca hay que hacer en una entrevista presencial y mostrando nuestras habilidades al equipo de recursos humanos.