1 de Agosto de 2017

Antes de presentar tu resumen laboral a la oferta de trabajo que deseas, hay una serie de detalles que debes revisar antes de enviar tu currículum. Ten en cuenta que cualquier elemento es importante y va jugar un papel imprescindible en el proceso de selección de la candidatura. Y es que, en la mayoría de ocasiones el CV se convierte en la única oportunidad de presentación profesional, por lo que un error desapercibido podría llegar a arruinar todo el esfuerzo y dedicación, impidiendo acceder a la ansiada entrevista de trabajo. Dicho esto, ¿qué debes revisar antes de mandar tu currículum? Presta especial atención.

Revisión del currículum

Neomaster || Shutterstock

Puntos para revisar en tu Curriculum Vitae

Para evitar errores y malentendidos, existen una serie de puntos básicos que debes revisar en tu Curriculum Vitae antes de proceder a enviar la copia final:

1. La ortografía

Es frecuente preparar el CV con prisas y sin reparar demasiado tiempo en la ortografía o la redacción gramatical. Esto supone faltas y errores de expresión que podrían brindar una imagen de ti, poco profesional. Evita emplear términos demasiado complejos en el lenguaje de tu currículum, a no ser que se refieran a atributos técnicos que puedan aportar más valor a la candidatura.

Elige un momento en el que tengas tiempo libre y pocas distracciones para leer al detalle el currículum de forma pormenorizada. Conoce las reglas básicas para escribir el currículum y ponlas en práctica.

Consejos para subir tu currículum en InfoJobs

fizkes || Shutterstock

2. Tipo de letra e interlineado

Recuerda que el texto del folio posea unos márgenes adecuados y una tipografía estándar de acuerdo al perfil profesional.

Así pues, ¿cuál es el tipo de letra correcto para tu currículum? Si tu candidatura va dirigida a un sector profesional tradicional y clásico, la tipografía “serif” sigue siendo la más adecuada. Si por el contrario, deseas brindar una imagen más cercana, moderna y tecnológica apuesta por las letras de tipo “sans”.

El tamaño del interlineado dependerá de la cantidad de texto que se va a incluir en el CV y la estructura del mismo. Si se apuesta por las viñetas y los epígrafes, el interlineado 1 es suficiente, pero en caso de que el currículum posea zonas con bastante contenido, puede ser más adecuado incluir el interlineado 1.5.

3. Datos de contacto

Imagina que has conseguido convencer por fin al reclutador y solicitar la entrevista de trabajo. Sin embargo, cuando marca el número de teléfono de tu CV, contesta otra persona al teléfono. ¡Has perdido una oportunidad muy valiosa!

Con las prisas y el corta-pega, en muchas ocasiones incluimos datos de contacto incorrectos. Una letra de más en el correo electrónico, un número erróneo en el teléfono o incluso, información de contacto antigua procedente de currículums anteriores.

Verifica con atención tu número de teléfono y dirección de correo electrónico antes de presentar el curriculum vitae.

4. El nombre del documento

Modifica el nombre del fichero (ya sea en formato word o pdf) para evitar incluir palabras genéricas o de tipo código como: DOC45377.docx. Ten en cuenta que el reclutador recibe al día decenas de CV, por lo que ese tipo de nombres dificultan seriamente la identificación del resumen en medio de un “océano” de resúmenes laborales.

Una técnica bastante utilizada por los candidatos experimentados, es incluir el nombre del profesional seguido de un guión bajo y el proceso de selección, como por ejemplo: “ManuelGarcia_Técnico”.

Investigación previa de la empresa

Y por último, has de hacerte una pregunta: ¿Tu currículum está actualizado para el puesto de trabajo? Y es que no hay nada peor que presentar un currículum anticuado y genérico que no destaque ningún elemento a nivel formativo o de experiencia profesional, en relación con el puesto de empleo demandado. Es importante que adaptes tu CV al puesto de empleo para el que te diriges, incluyendo las habilidades y los requisitos deseados que se enumeran en la descripción del trabajo. Eso sí, evita mentir o incluir capacidades inexistentes porque en el caso de que llegues a consolidar una entrevista, tu reputación profesional se vería entredicha.