18 de Mayo de 2017

Muchas empresas siguen manteniendo la enorme disyuntiva entre el desarrollo profesional y el desarrollo personal. Sabemos que si no exploramos, si no avanzamos, si no cambiamos, si nos mantenemos en nuestra zona de confort laboral entonces estaremos siempre en el mismo lugar. Dicho esto, ¿qué es mejor para nosotros? ¿El desarrollo profesional o el desarrollo personal? Lo analizamos a continuación.

Diferencia entre desarrollo profesional y desarrollo personal

Cuando hablamos de desarrollo personal nos referimos a los valores, principios, iniciativas, ética, conocimientos, comprensión de temas, entre otros factores que hacen a las personas unos grandes emprendedores, unos grandes empresarios.

Por contra, cuando consideramos acerca del desarrollo profesional, nos referimos a la trayectoria y al cúmulo de conocimientos relacionados en distintas áreas de estudio que son un aporte a las metas profesionales a corto y largo plazo para una persona.

Algunas de las características del desarrollo personal que te ayudan en el desarrollo profesional son las siguientes.

  • Valores
  • Humildad
  • Constancia
  • Optimismo
  • Compromiso
  • Organización

En cualquier empresa, se valora especialmente un tipo de trabajador que tenga muy en cuenta sus valores para actuar con transparencia y honradez en cada una de sus decisiones, que conozca sus límites con humildad, que sea constante y consecuente con sus actividades, que asuma compromisos y que sea disciplinado y organizado.

Por desgracia, algunas empresas todavía continúan exponiendo una imagen de trabajo demasiado competitiva y agresiva de cara al equipo. Ni que decir tiene, que esa propuesta ha quedado del todo desfasada para dar cabida a la coorporatividad y la justicia.

¿Es compatible el desarrollo profesional con el desarrollo personal?

En ocasiones, aunque pueda resultar difícil de creer, todas aquellas habilidades personales que no pueden faltar en el CV también intervienen de forma positiva en nuestra vida personal. ¿Cuáles son estas capacidades? Algunas de ellas aparecen reflejadas en este listado:

  • Iniciativa
  • Gestión de trabajo
  • Liderazgo
  • Flexibilidad
  • Trabajo en equipo
  • Capacidad de relacionarse

Estas habilidades blandas para mostrar en una entrevista de trabajo -y, en general, en cualquier situación de nuestra vida laboral- son competencias que favorecen el desarrollo personal a través de la madurez y la constancia adquirida en el entorno de trabajo.

Ahora bien, sabemos que el desarrollo personal y el desarrollo profesional se relacionan pero…

Cómo ser productivo en el trabajo

Monkey Business Images || Shutterstock

¿Qué es mejor para el trabajador?

Muchas empresas no apuestan por el desarrollo profesional por miedo a que sus trabajadores crezcan, emprendan un negocio y se marchen. Pero ¿esta práctica es correcta?

Opinamos que no, puesto que a pesar de que en algún momento un trabajador desee marcharse, mientras esté dentro de la organización la hará crecer mediante las estrategias o medios que se le brinde para ser un mejor profesional.

El desarrollo profesional y el desarrollo personal están ligados íntimamente. Ambos son provechosos para una persona. Aquellos empleados que tienen un importante desarrollo personal desde la infancia obtienen múltiples beneficios en su desarrollo profesional.

Una empresa sólida y con deseo de superación es consciente de que si sus trabajadores crecen personal y profesionalmente, la marca o el negocio obtendrá un éxito mucho mayor en relación a las organizaciones competidoras.

Al igual que el entorno físico y psicológico se encuentran estrechamente unidos, también ocurre así en el área personal y profesional. No caben barreras a la productividad y el crecimiento de un buen trabajador, sino que simplemente, un entorno laboral saludable será aquel capaz de brindar al empleado un auténtico desarrollo en todas sus facetas.