15 de Febrero de 2017

Es posible que a estas alturas de tu vida profesional ya hayas oído hablar del método Bullet Journal, un sistema de organización de tareas diseñado por Ryder Carroll que utiliza las agendas y las libretas para ordenar las actividades y conseguir así aumentar la productividad si trabajas desde casa o en la oficina. Los expertos aseguran que este método puede ser muy eficaz para planificar las tareas y mantener al día los proyectos de nuestro trabajo si se desarrolla correctamente.

Pero, ¿es el Bullet Journal una herramienta efectiva para aumentar la productividad en el trabajo?, te preguntarás. Como cualquier otro sistema de organización, el “BuJo” presenta muchas ventajas, pero también inconvenientes. Al ser un método analógico – ya que emplea las libretas como recurso para anotar las tareas -, para muchas personas puede resultar molesto tener que llevarlas encima todo el día y muchas acaban decantándose por organizar sus tareas con ayuda de un programa de ordenador.

Sin embargo, si quieres apostar por el Bullet Journal para intentar ser más productivo en tu puesto de trabajo, a continuación descubrirás algunas de sus ventajas más representativas. Sigue leyendo para conocer todos los secretos de este método para planificar tu vida profesional.

3 razones por las que el Bullet Journal te ayudará a ser más productivo

¿Cómo puede el Bullet Journal ayudarte a ser más productivo en el trabajo? ¿Funciona? Si tu puesto requiere de una organización exhaustiva y tienes que entregar tus proyectos dentro de unos plazos determinados, este sistema te resultará muy efectivo. A continuación, vamos a darte algunas razones por las que el Bullet Journal puede aumentar tu productividad laboral y conseguir que tu tiempo en el trabajo sea más que suficiente para acabar las tareas a tiempo:

1. Es un sistema muy sencillo

Si ya utilizas listas y cuadernos para organizarte en el trabajo, empezar a probar este sistema no te resultará para nada complicado: solo será una forma diferente y muy sencilla de darles más orden y estructura. Además, su funcionamiento es de lo más sencillo.

Lo primero que necesitarás será una libreta, con páginas numeradas y espacio para el índice. Anota las tareas o los eventos, usando una línea para cada uno de ellos y distinguiéndolos con un símbolo, ya sea un círculo, una estrella o un cuadrado. También puedes seguir los consejos que proponen desde la web oficial de Bullet Journal, es decir, dibuja un punto para las tareas, un círculo para los eventos y un guión para las notas. Si acabas una tarea, escribe una X en lugar del punto, y si alguna de ellas tiene una prioridad especial, dibuja un asterisco. ¡Así de fácil!

2. Puedes adaptarlo a tus necesidades

Una de las grandes ventajas del Bullet Journal es que es personalizable. En otras palabras, podrás modificar este sistema según tus preferencias: hay quienes escriben sus metas profesionales a corto o largo plazo en cada página, listados de libros que deben leer, proyectos que deben completar, reuniones con otros compañeros, etc. También puedes usar los símbolos que más te gusten y organizar tus actividades laborales de acuerdo a otros criterios, como por ejemplo, por semanas o meses y no por días.

3. Combina orden y flexibilidad

Una de las claves del éxito de este método es que permite tomar nota de las tareas pendientes y, en definitiva, estimula la memoria. Una vez escribas todo lo que necesites hacer, podrás centrar tu atención en otro asunto en lugar de darle vueltas mientras intentas finalizar otra tarea.

Además, incorporar un índice al principio de la libreta te permite clasificar y, en adelante, buscar las tareas o los eventos por temas. El método es, en definitiva, lo suficientemente flexible como para ir adaptándolo a tus necesidades y preferencias.