15 de abril de 2015

Antes de ir a una entrevista de trabajo es conveniente realizar algunos ejercicios de preparación y entre ellos, pues crear una lista de las actitudes que no son apropiadas para el contexto laboral. Nuestra forma de comunicarnos, hablar y dirigirnos al entrevistador es fundamental, siendo nuestro comportamiento un determinante crucial.

Por ello, debemos enfrentarnos a la entrevista con una actitud positiva y estructurar toda la información de nuestro currículum vitae que queremos transmitir de forma adecuada.

Los actitudes y palabras que no hay que usar en la entrevista

Si quieres conseguir tu primer empleo y te han llamado de una entrevista de trabajo, no puedes tener ciertas actitudes ni nombrar ciertos términos prohibidos que impedirán que te contraten en el puesto de trabajo que tanto deseas.

  • No puedes dudar: muestra seguridad y firmeza en tus palabras mostrando una actitud tranquila y relajada. Evita decir palabras como “quizás”, “no sé”, “a lo mejor”.
  • No hables mal de tu antiguo jefe o empresa: este aspecto no te beneficiará para nada. Debes ser profesional y no enfocarte en hablar mal de tu trabajo anterior. Ofrece una respuesta neutral al respecto.
  • No seas egocéntrico: empezar las frases con “yo” no da una buena imagen. Destaca tus virtudes y experiencia relevante de forma sutil.
  • No muestres indiferencia o aburrimiento: haz preguntas interesantes y demuestra pasión por lo que haces.
  • No ruegues: la desesperación puede ser un motivo de descarte en la entrevista de trabajo.
  • No seas impaciente ni nervioso

¿Qué cualidades debo mostrar en una entrevista de trabajo?

Tus habilidades y fortalezas son factores suficientes para cautivar al personal de recursos humanos. Por ello, debemos cuidar la primera impresión, siendo los primeros 20 segundos decisivos para establecer una buena relación interpersonal.

  • Responsabilidad y compromiso: con la empresa y a la hora de realizar el trabajo.
  • Implicación: el trabajo en equipo y la implicación con los valores de la empresa es un punto a favor.
  • Actitud positiva: será la clave para conseguir buenos resultados y obtener el puesto de trabajo.
  • Proactividad: buscar nuevas oportunidades, marcarse objetivos y anticiparse a los problemas.
  • Adáptate a la situación y sé flexible: adapta tu actitud a la persona que te entrevista y muestra flexibilidad a la hora de realizar el puesto ofertado.
  • Interés: mantén el contacto visual, habla acerca de la empresa y porque te gustaría trabajar en ella.
  • Sinceridad: el mentir en la entrevista de trabajo no es necesario y serás descubierto tarde o temprano. Sé sincero en la formación y experiencia adquirida.
  • Empatía: escuchar y comprender a las personas evitarán y solucionarán de forma eficaz los conflictos.
  • Ilusión y perseverancia: debemos transmitir vitalidad y fuerza donde la ilusión el factor principal para conseguir los objetivos de la empresa.
  • Sé puntual: llega 10 minutos antes de la hora concertada para evitar llegar tarde e ir con tranquilidad causando una impresión de orden y eficacia.