30 de Mayo de 2017

Ser mayor de 40 y trabajar no tienen porqué ser conceptos incompatibles. A estas alturas, estarás cansado o cansada de escuchar que tener más de 40 años supone una edad peligrosa para enfrentarse al mercado laboral. Esto no quiere decir que seas mal profesional, sino que, como ya sabrás, existe cierta edad a partir de la cual uno empieza a cuestionarse cómo será su futuro laboral. A continuación, vamos a desmontar una serie de mitos sobre el trabajo para mayores de 40. ¿Te has enfrentado a alguno de ellos?

En ocasiones, ser demasiado joven dificulta el camino para encontrar un buen empleo. Pero, en otras, tener más de 40 años también. Porque, si ahora tienes trabajo, ¿qué pasa si lo pierdes de un día para otro? Cada vez más empresas demandan perfiles jóvenes o de recién graduados para cubrir sus vacantes. Por eso, hoy queremos ayudarte con los siguientes mitos y verdades sobre el trabajo después de los 40. Como verás, se trata de actitudes o motivos por lo que ya apenas se contratan a los mayores de 40 años, junto con formas que tienes tú mismo o tú misma para desmitificar esas actitudes:

Mito nº1: “Tienen muchas cargas familiares”

Es posible que tus superiores piensen que el hecho de tener pareja o hijos puede influir directamente en tu actitud, predisposición o dedicación a la empresa, así como en tu disponibilidad para trabajar horas extra o acudir a cursos y seminarios después de tu jornada laboral. Ante esta actitud, es importante mostrarse como un empleado productivo y que sabe separar la vida laboral de la familiar.

Mito nº2: “No tienen cultura digital”

Ante el rápido avance de Internet y de las nuevas tecnologías, la brecha digital por motivos de edad continúa siendo evidente en muchos países, como en España. De hecho, más del 90% de los trabajadores mayores de 40 años ha crecido en entornos laborales que no requerían habilidades o conocimientos relacionados con Internet. Por ello, muchos parados se ven obligados a tener que “reciclarse” y adaptarse a la nueva economía digital para tener más oportunidades laborales.

Ante esto, la solución reside en reciclarte cuanto antes si formas parte de ese colectivo de cuarentones que no controla Internet y cuyo ámbito no es precisamente el digital. Si estás en paro, nuestro consejo es que aproveches los meses de subsidio para avanzar profesionalmente: matricúlate en cursos de informática o asiste a seminarios donde te informen sobre cómo funcionan los sectores digitales. Así, podrás transformar tu perfil profesional y convertirte en el candidato perfecto a ojos de la mayoría de las empresas.

Mito nº3: “Piden sueldos muy elevados”

Muchas empresas dan por hecho que aquellos trabajadores mayores de 40 años querrán recibir un sueldo más elevado que el de un candidato más joven y que no se conformarán con la primera cifra que se les proponga. Esta creencia demuestra un prejuicio según el cual un empleado con amplia experiencia laboral muestra una actitud innegociable ante su posible sueldo. Por ello, deberás demostrar a tu potencial jefe que tu horizonte de expectativas económicas puede rebajarse y que estás dispuesto a negociar tu salario, siempre y cuando sea equitativo con tu experiencia profesional y con tu nivel de formación.

Mito nº4: “A lo mejor saben más que yo”

Aunque suene cobarde, es posible que tus superiores tengan miedo de tu edad por un motivo relacionado con tus conocimientos y habilidades. A veces, podrán llegar a pensar que cuentas con conocimientos más extensos que ellos y, por tanto, se nieguen a contratarte. Con ello, hazle saber que respetas la jerarquía estipulada y que sabrás aportar toda tu experiencia para favorecer el crecimiento de la empresa. Déjale claro que sabrás respetar las decisiones y que tu experiencia previa podrá resultar muy útil para garantizar un buen futuro a la compañía.

racorn || Shutterstock

Mito nº5: “Les falta actitud”

Puede que la empresa que quiere contratarte piense que, a estas alturas de vida, ya no sientes motivación por tu trabajo y que simplemente te dedicas a él para obtener lo justo para sobrevivir. Lo primero que puedes pensar al respecto es que ahora mismo todo ha cambiado y nadie te va a asegurar una estabilidad y seguridad laboral. Por ello, es esencial que no pierdas la motivación y cambies tu actitud para asegurarte un futuro en la empresa.

Mito nº6: “Es difícil enseñarles cosas nuevas”

¿Alguna vez has escuchado entre la gente más joven que tú que una persona de tu edad está menos abierta a aprender cosas? Sea cierto o no, esta actitud se justifica claramente por la llamada ‘actitud del becario’, adoptada generalmente por aquellas personas que se limitan a aprender solo durante la etapa de la juventud. Por tanto, los profesionales con experiencia no tendrían nada nuevo que aprender y deberían simplemente ejecutar lo que ya aprendieron en el pasado.

La solución para desmitificar este pensamiento está en cambiar de actitud y demostrarle a tu jefe que te encuentras inmerso en un continuo reciclaje, dispuesto a seguir aprendiendo y descubriendo, y que el hecho de aprender cosas nuevas cada día no significa ningún obstáculo para ti.

Colocar el trabajo voluntario en el CV

Stock-Asso || Shutterstock

Mito nº7: “No están abiertos a cambios de residencia”

A estas altura de la vida, es posible que estés casado o casada, tengas pareja, hijos y una hipoteca. Muchos empleadores descartan la idea de contratar parados mayores de 40 años por el simple hecho de que no podrán cambiar de residencia. Es importante que, para asegurarte un futuro en la empresa, te sientas predispuesto a posibles movimientos geográficos. Es cierto que estos cambios podrían alterar tu vida personal, pero en una época de fuerte competitividad laboral, debes tener mayor tolerancia a los cambios.

¿Estás de acuerdo con estos mitos y verdades sobre el trabajo para mayores de 40 años que hemos planteado?