8 de Agosto de 2017

El currículum ciego o currículum anónimo ha supuesto una auténtica revolución en los procesos de selección, hasta el punto de modificar los esquemas comunes que se han utilizado para la reclutación del personal. Y es que, el currículum ciego ha permitido una gran ventaja competitiva a nivel de contratación, para aquellos profesionales que de otro modo se verían excluidos del proceso de selección por causas discriminatorias, sin posibilidad de ser valorados por su valía. ¿Todavía no eres consciente de la importancia del currículum ciego? Entonces no dudes en seguir leyendo.

¿Por qué apostar por un CV anónimo?

Kite_rin || Shutterstock

¿Por qué un currículum anónimo?

Tal es el caso de la discriminación existente por parte de muchos equipos de recursos humanos en relación al sexo del candidato, la nacionalidad, el aspecto físico o la edad. Así, el objetivo del currículum anónimo radica en ocultar aquellos datos que puedan resultar controvertidos a nivel subjetivo para el reclutador, hasta la siguiente fase de selección.

Por supuesto que no consiste en mentir acerca de las cualidades del candidato, sino en homogeneizar los CV y estandarizarlos para que la experiencia profesional y su formación sean los requisitos utilizados para seleccionar a un profesional, y no la foto que utiliza o la edad que tiene. Si tienes dudas acerca de qué es el currículum ciego, te animamos a leer este artículo.

En qué se diferencia un CV por competencias del currículum por objetivos

La importancia del currículum ciego en el entorno laboral actual

Evidentemente, en un momento social en el que las ofertas de empleo son más bien escasas, los candidatos necesitan tener seguridad de que su currículum va a ser tenido en cuenta por parte de la empresa, y no va a resultar descartado por un factor subjetivo que además resulte discriminatorio. A través del Curriculum Vitae ciego las oportunidades laborales se ampliarían dejando paso solo a los más cualificados o más competentes.

Ahora bien, esta nueva modalidad de reclutación posee algunas lagunas que para muchos supone un aspecto negativo de la medida. Está claro que aunque en una primera fase el candidato no pueda ser ignorado gracias a la condición de anonimato en el currículum, en cuanto se produzca la primera entrevista de trabajo y se encuentren frente a frente, el reclutador podrá realizar cualquier pregunta de índole personal que considere oportuna. Así, la condición de objetividad nunca podrá ser total.

Las empresas tampoco han reaccionado demasiado bien a esta medida, por considerarla una traba importante en el proceso de selección, en puesto de un aliciente a la contratación. Para sus responsables, el currículum ciego no resulta práctico en absoluto, ya que cada empresa dirige su propia política y proceso interno a la hora de contratar, disponiendo de directrices propias para buscar profesionales nacionales, extranjeros, hombres o mujeres en función de la candidatura.

Las palabras que no pueden faltar en tu CV

¿Qué hace diferente al CV ciego?

El formato de un currículum ciego es claro y evidente. Está basado en omitir información personal sensible del candidato que pueda favorecer su discriminación en los procesos de selección: sexo, edad y nacionalidad, principalmente. El objetivo es que el personal dedicado a recursos humanos evite tomar decisiones inconscientes durante la selección de los solicitantes.

Así, la información personal sensible se elimina antes de que la candidatura sea procesada por el departamento de contratación, y la decisión final sobre si conceder o no la entrevista de trabajo, se basa exclusivamente en la experiencia y cualificación del candidato. Sin duda, el CV ciego o anónimo se presenta como una nueva modalidad interesante, que a pesar de encontrarse todavía en prototipo, se espera que ofrezca grandes ventajas a los candidatos que desean salir de su situación de desempleo, sin que factores subjetivos puedan resultar discriminantes a pesar de ser grandes profesionales cualificados.