10 de Agosto de 2017

Aprender a potenciar tu talento es clave para destacar tu candidatura en los procesos de selección que te postules, y alcanzar cualquier meta profesional que te propongas. Aunque a menudo tendemos a pensar que el factor más importante a la hora de escoger un candidato es la formación o las capacidades objetivas que definen la capacidad del profesional, existen una serie de competencias conocidas como habilidades blandas, que se convierten en determinantes en caso de duda entre dos candidatos similares.

Y es que, el talento se entrena y se desarrolla cuando el profesional empieza a adquirir conciencia de aquellas habilidades personales que no pueden faltar en su CV y obtener una ventaja competitiva en los procesos de selección.

Potenciar el talento como ventaja competitiva

Rawpixel.com || Shutterstock

¿Cómo puedo potenciar mi talento?

No existe una única forma de potenciar el talento, ya que en función de la personalidad del profesional existen ejercicios y herramientas más óptimas que otras. Sin embargo, en este artículo haremos un repaso a los 5 consejos más importantes que deberás tener en cuenta para potenciar tu talento.

Inconvenientes del Coworking

1. Mejora la gestión del tiempo

La gestión del tiempo es un factor clave en el desarrollo de las habilidades personales.

Dedica ratos libres o momentos en los que seas menos productivo para analizar y crear un estrategia de crecimiento personal válida para ti. Asegúrate no solo de describir cuáles son aquellas metas que te gustaría potenciar a corto plazo, sino también a largo plazo teniendo en cuenta la demanda del mercado laboral futuro. Al final de cada semana puedes plantearte una cuestión que defina tu camino a seguir: ¿Qué quiero lograr la próxima semana? ¿Qué capacidad me gustaría potenciar más?

g-stockstudio || Shutterstock

2. Descubre tus capacidades personales

Cada profesional tiene una motivación o un deseo que cubrir. En ese camino es importante que descubras cuáles son tus motivaciones y capacidades más importantes, que creas que te definen como profesional.

En primer lugar, puedes analizar cuáles son aquellas actividades que más te agrada desarrollar o en las que te sientes más valioso a nivel de conocimientos y actitudes. Muchas veces intentamos sobresalir en disciplinas que no son las más adecuadas para nosotros. De ahí, que descubrir cuáles son las capacidades personales relevantes nos ayudará a potenciar nuestro propio talento de forma acertada y efectiva.

Tus puntos fuertes en el currículum

Syda Productions || Shutterstock

3. Sé constante y perseverante

De nada sirve intentar sobresalir en una actividad si no practicamos ni ejercitamos nuestras cualidades para llevarla a cabo satisfactoriamente.

En el ámbito profesional sucede algo similar que en el caso de los deportistas y los talentos artísticos: solo conseguirán destacar aquellas personas que de verdad se proponen ser únicas y especiales. Aunque desarrollar habilidades blandas en el trabajo sea importante, la constancia y la perseverancia son dos herramientas indispensables para alcanzar el verdadero éxito profesional.

Habilidades del CV Coach

Rawpixel.com || Shutterstock

4. Apuesta por la formación

Muchos profesionales, en especial aquellos que superan una barrera de edad, piensan erróneamente que la formación es innecesaria o que una vez dispongan de muchos años de experiencia, no es necesario seguir mejorando a nivel de conocimientos teóricos.

Sin embargo, día tras día la tecnología y los avances suponen grandes cambios en el sector empresarial que sólo podrán ser aprovechados por aquellos profesionales que independientemente de su trayectoria y valía apuesten por continuar formándose y mejorar su bagaje técnico. La formación académica es imprescindible. Hoy día existe un amplio catálogo de cursos y seminarios a disposición de trabajadores y profesionales en situación de desempleo.

Claves para fomentar tu desarrollo profesional

Dirima || Shutterstock

5. El papel de la motivación

La motivación es esencial para aprender a potenciar el talento, ya que sirve de brújula en el camino hacia el crecimiento personal y profesional. Cuando un profesional está motivado de verdad y tiene razones de peso para mejorar en su trayectoria, los obstáculos que van surgiendo en el camino se hacen mínimos y sin importancia.