1 de Junio de 2017

En los últimos tiempos no han dejado de surgir novedades alrededor del mundo laboral y todo lo que ello conlleva. Las formas de entrevistar, conocer o seleccionar candidatos para un puesto de trabajo concreto cada vez se parecen menos a las que se han impuesto durante tantos años. Uno de los conceptos en auge en el mundo laboral es el Job Matching. ¿Quieres saber qué implicaciones tiene el término de Job Matching en la búsqueda de empleo? Entonces no dudes en seguir leyendo.

tsyhun || Shutterstock

¿Qué significa el concepto Job Matching?

Al igual que el concepto de Mobile Recruitment como nueva tendencia de Recursos Humanos, el Job Matching se ha convertido en mucho más que una moda por parte de empresas y candidatos. El Job Matching no es ni más ni menos que la manera de intentar conseguir el mayor número de información, ya sea sobre un candidato, una empresa o un puesto vacante, en el menor tiempo posible. Es decir, que se trata de una herramienta profesional que tanto compañías/empresas como candidatos a un empleo pueden utilizar.

Podría decirse que tiene cierta similitud al concepto que tanto tiempo se lleva utilizando conocido como speed dating. En otras palabras, el objetivo del Job Matching es poner en contacto tanto a la empresa como al candidato de una manera mucho más relajada, de una manera que resulte para ambas partes más distendida.

En la actualidad, no puede negarse que el Job Matching se está logrando imponer como una herramienta más al alcance de los profesionales en RRHH, una herramienta que va mucho más lejos de todo lo online. Y ello es así ya que a través de este método se logra realizar un ‘diagnóstico’ de la persona, de sus principales características, así como de su personalidad.

Rawpixel.com || Shutterstock

¿Cuáles son las etapas en cualquier proceso de Job Matching?

Como cualquier metodología, el Job Matching es una útil y práctica herramienta, pero cuenta con unas etapas a seguir, unas fases esenciales para poder determinar la adecuación de una persona para un puesto de trabajo concreto. Toma nota de las siguientes etapas:

1. La re-clasificación

Se suele recurrir a la técnica de la re-clasificación en aquellos casos en los que ha habido un cambio importante o sustancial en el puesto de trabajo como, por ejemplo, si las tareas resultan de mayor dificultad, si se han incrementado las responsabilidades o bien si se ha aumentado el número de tareas a desempeñar.

2. Evaluación de las competencias profesionales

En cada puesto de trabajo de tipo individual, todas las actividades así como las competencias esenciales que resultan solicitadas han de ser cuidadosamente evaluadas y comparadas con el equipo de trabajo del puesto demandado.

3. Documentación

 En la etapa de documentación se hace referencia a un preciso pero a su detallado resumen donde ha de constar una evaluación completa al respecto.

4. Análisis de resultados

La última etapa se centra en llevar a cabo un análisis de los resultados que se han obtenido, análisis en el cual se tendrán que valorar, analizar y comprobar todos los datos e información de los resultados finales.

Resulta esencial que los profesionales en RRHH que van a llevar a cabo un proceso de Job Matching contrasten toda la información que han sido capaces de recopilar, tanto la información recopilada de la persona a la cual se está evaluando así como los requerimiento que se precisan o solicitan para ese puesto de trabajo.

Indudablemente, para poder seleccionar el candidato ideal para un puesto de trabajo determinado resulta indispensable contar con la mayor cantidad de información posible sobre la persona en cuestión, y ello precisa de mucha dedicación, así como de consultar fuentes fiables y de gran precisión por parte de las empresas.