Hacer un portfolio para el curriculum puede ser una buena opción para aumentar las posibilidades de ser contratado. Adjuntar un portfolio en el curriculum es una forma de diferenciarse a la hora de buscar trabajo, ya que te permite incluir tus trabajos recientes y mostrar así tu marca personal (fotografías, artículos, diseños, ilustraciones, etc.).

Para hacer un portfolio para el curriculum es muy importante que selecciones con atención los proyectos que has realizado y que deseas mostrar a los responsables de selección. Se trata de recopilar los mejores trabajos para dar la mejor imagen posible. Además, es esencial que el contenido del portolio esté en constante transformación y actualización. Incluye sólo trabajos profesionales y recuerda añadir una breve presentación y tus datos de contacto.

Un portafolio puede presentarse en formato impreso o electrónico. Aunque ambos incluyen la misma información, el público objetivo y el enfoque personal determinarán el mejor formato de portfolio. En general, el portafolio en formato impreso es más formal que electrónico. Sin embargo, puedes usar los dos tipos de formatos y hacer un portfolio impreso más formal y una versión electrónica menos formal.

Si eliges crear un portafolio impreso para el curriculum, es recomendable que incluyas una portada con tu nombre, una fotografía y un título para el portafolio. Añadir páginas numeradas y un índice es buena idea para facilitar la revisión al responsable de selección de personal.

Consejos para hacer un portfolio para el curriculum

Cada vez son más las empresas que escogen a sus candidatos para un puesto de trabajo a través, no sólo del curriculum. sino también del portfolio. Hoy en día, los reclutadores buscan algo más en los aspirantes al empleo, además de la formación y la experiencia. Incluir un portfolio en el curriculum puede ser determinante para conseguir ese trabajo que tanto deseas.

A continuación, encontrarás una lista de consejos para para elaborar un porfolio para el curriculum que resulte atractivo y útil profesionalmente:

  • Sigue las buenas prácticas o los estándares profesionales, es decir, asegúrate de que tu portfolio cumple con las normativas y la deontología de cada profesión.
  • Contenido auténtico. Un portfolio debe mostrar solo aquellos trabajos de lo que somos autores; nunca adjuntes copias o plagios de trabajos que no son íntegramente tuyos.
  • Información y actualización. Cada trabajo que incluyas en el portfolio debe contener alguna información relevante sobre el mismo, como la fecha de realización, el objetivo que pretende o las técnicas empleadas. Es esencial actualizar el portfolio periódicamente, con el fin de demostrar al seleccionador que somos profesionales dinámicos y en “activo”.
  • No incluyas todos tus trabajos. Es importante seleccionar los trabajos que aporten más valor para el puesto de trabajo que solicitamos. Puedes dividir el portfolio en secciones y mostrar primero aquellos proyectos que puedan resultar más interesantes a los responsables del proceso de selección.
  • Presta atención al detalle y la calidad. Cuida la presentación y la ortografía, intenta ser creativo y evita imágenes pixeladas, borrosas o desenfocadas.
  • Aprovecha las nuevas tecnologías. Además de poder presentar el portfolio impreso, podemos montarlo en pdf, con lo que podemos enviarlo fácilmente a nuestros potenciales clientes (las empresas) o también darle formato de web o blog. Un portfolio digital posee numerosas ventajas y para ciertos profesionales (diseñadores web, ilustradores, arquitectos, etc.) es prácticamente una obligación.
  • Ponlo a prueba. Enseña tu portfolio a otros profesionales del sector para que te den su opinión y perfecciónalo con sus aportaciones.
  • Busca la ocasión para presentarlo tú mismo. No te quedes solo con enviar tu portfolio o subirlo a la web. Ve más allá: puedes participar en ferias de empleo o eventos de networking en los que podrás coincidir con profesionales de tu sector que te brindarán la oportunidad de dar a conocer tu portfolio para ampliar tus expectativas laborales.