¿Es tu primera vez redactando un Resumé? Entonces es conveniente que conozcas los diferentes tipos de Resume que puedes emplear antes de ponerte manos a la obra. El resume funcional o temático y el resume cronológico son dos modalidades de resumen curricular igual de válidas que, sin embargo, son más adecuadas en según qué circunstancias. A continuación vamos a analizar los pormenores del resume funcional y cómo podemos beneficiarnos de él en la búsqueda de empleo.

La definición de Resume funcional

Un resume funcional o temático es un formato de resume que distribuye la información académica y laboral por temas. A diferencia del resume cronológico que como su propio nombre indica ordena los datos de manera temporal, gracias al formato de resume funcional podemos esbozar una idea bastante amplia de la experiencia y formación que hemos adquirido en un ámbito determinado.

Si necesitas adaptar tu Resume a un puesto de trabajo concreto, el modelo de resume funcional o temático es el más idóneo para ello. Y es que por mucha experiencia que dispongas en diferentes áreas laborales, al seleccionador de X empresa solo le interesará la trayectoria que esté relacionada con su oferta de trabajo.

Modelo de Resume funcional

¿Cómo podemos sacar partido a nuestro resume de tipo funcional de la mejor manera posible? Si nos encontramos en alguna de estas cuatro situaciones:

Como ves, una de las principales ventajas del resume funcional o temático es que se centra en las habilidades y los logros que el candidato ha obtenido en su ámbito laboral. La especialización profesional es la prima. Eso sí: el resume funcional ha de estar muy bien elaborado para que surta el efecto deseado.

Ejemplo de Resume funcional