4 de junio de 2018

La Ley Orgánica de Protección de Datos de Carácter Personal (LOPD) es sobre todo conocida por defender la privacidad y los datos personales en el ámbito comercial. Los clientes o usuarios de una marca o empresa deben poder tener acceso a sus datos y decidir sobre el uso que se hace de ellos. De igual forma, en el ámbito laboral también opera la LOPD, desde el momento en que la empresa tiene acceso, archiva y gestiona los datos de carácter personal de sus empleados. Esto es algo completamente necesario para el normal funcionamiento de la contratación y de la actividad de la compañía, pero no por ello es menos importante la protección de datos en las relaciones laborales. Todos los detalles, a continuación.

Cláusula de Protección de Datos en el contrato laboral

Rawpixel.com || Shutterstock

La cláusula de Protección de Datos en el contrato laboral

Desde la misma entrevista de trabajo, en la que se conoce al candidato antes de decidir si es la persona adecuada para el puesto, la empresa tiene la obligación de respetar y salvaguardar todos los datos personales a los que haya tenido acceso. No obstante, es en el contrato laboral en el que se formaliza esta obligación, a través de la cláusula de Protección de Datos pertinente.

No obstante, existen casos en los que estos datos de carácter personal de los trabajadores pueden tener que ser analizados o utilizados por terceros. Es el caso de una empresa en la que la gestión de las nóminas se realice de forma externalizada, de forma que todos los datos necesarios para el pago de la nómina de cada mes serán conocidos por la empresa que se encargue de emitir los pagos.

Asimismo, y en los casos en los que se realicen reconocimientos médicos en los trabajadores o se necesite compartir el historial clínico de los mismos, se podrá hacer siempre y cuando se activen medidas de seguridad de nivel alto. Nadie salvo los implicados deberá poder tener acceso a esta información, y de todas formas todo ello deberá ser autorizado por los empleados de forma expresa.

Funciones de la oficina de empleo

Monkey Business Images || Shutterstock

Características de la Ley de Protección de Datos Personales en materia laboral

Las características y puntos más esenciales de la Ley de Protección de Datos Personales en lo que a relaciones laborales se refiere son los siguientes:

  • El derecho del trabajador a estar informado sobre:
    • La existencia de un fichero en el que se almacenan todos los datos personales de los que dispone la empresa, la finalidad de todo ello y los destinatarios de toda esta información.
    • La posibilidad de no responder a las preguntas que le sean formuladas acerca de esta materia.
    • Las consecuencias de aportar los datos personales y las de no hacerlo.
    • El derecho a acceso, rectificación, cancelación y oposición sobre sus datos personales.
    • El responsable del tratamiento de su información, es decir, su identidad y dirección.
  • La empresa tendrá la obligación de comunicar de manera directa al trabajador cualquier cambio en el archivo o tratamiento de sus datos que se produzca durante la relación laboral. Es importante conocer las obligaciones de las empresas en materia de protección de datos, ya que de no hacerlo se podría recurrir.
  • El tratamiento de los datos bajo el amparo de la prevención de riesgos laborales estará permitido, pues la empresa se ve obligada en este contexto a poner en marcha actividades con el fin de reducir los riesgos laborales, y para ello puede valerse de este tipo de información.
  • Se permite el uso de la tecnología para controlar el desarrollo de la actividad laboral (huellas de acceso, videovigilancia, controles en los equipos, etc.), siempre y cuando se respeten una serie de garantías establecidas en la LOPD.

En resumen, la LOPD permite la recopilación y utilización de los datos de carácter personal de los trabajadores, pero establece ciertas limitaciones para garantizar la intimidad de los mismos.