30 de Noviembre de 2017

Ser capaz de convertir tus conocimientos en autoempleo podría salvarte de una situación de paro, en un mercado laboral tan competitivo como el actual. Hace años, disponer de una titulación universitaria se convertía en un seguro salvavidas para cualquier joven que quisiera disponer de un futuro laboral con mayores posibilidades. Sin embargo, en la actualidad son muchos los trabajadores demasiado cualificados a los que nunca contratan. Si te sientes identificado/a con este caso… ¿Qué puedes hacer para revertir la situación y aprovechar las ventajas del autoempleo? Lo analizamos a continuación.

Trabajo y autoempleo

Rawpixel.com || Shutterstock

Pasos para convertir lo que sabes en autoempleo

Capitalizar el conocimiento y la experiencia es una excelente idea para obtener ingresos como autoempleado. Los autoempleados van ganando experiencia en los diferentes servicios que ofrecen y pueden posteriormente brindar el salto de emprendedor activo a emprendedor pasivo.

Además, hoy día se puede hacer uso de internet para globalizar nuestros servicios y llegar a más gente. Sacar partido del autoempleo online es una opción cada vez más socorrida por los emprendedores.

¿Pero cómo convertir tus conocimientos en autoempleo? Es realmente fácil si sigues estos consejos:

¿A quién va dirigido el sistema de Garantía Juvenil?

AstroStar || Shutterstock

1. Autoconocimiento

Puede que este sea un paso muy fácil para ti o puede que llegue a ser el más difícil. Lo que sí es importante es que te tomes todo el tiempo necesario en esta etapa de reflexión personal, sin llegar a convertirse en una excusa para no trabajar. Piensa en todos los posibles servicios que puedes ofrecer de acuerdo a tu pasión y experiencia. Luego, prepara una lista con todos ellos.

Aunque a priori pueden ser servicios basados en los conocimientos adquiridos gracias a la experiencia laboral previa, los hobbies también pueden ser una buena idea para crear un autoempleo.

Da un repaso a todos los conceptos y temas que conozcas a través de estudios previos. Aunque nunca hayas hecho prácticas en empresas, te pueden servir como guía para comenzar a ofrecer servicios. Incluso actividades que quieras explorar desde 0 pueden ser una gran idea, aunque seguro que para estas tareas tendrás que esperar a disponer de un mínimo de conocimiento para ofrecer algún servicio.

Diego Cervo || Shutterstock

2. Pondera y elige la mejor actividad

Es la hora de disminuir la lista anterior ponderando cada actividad del 1 al 10, siendo 1 la de menor interés y 10 la mejor opción.

La recomendación es que hagas 2 ponderaciones con indicadores diferentes. La primera de acuerdo a tu pasión y la segunda de acuerdo a la mayor probabilidad de éxito en el mercado. Esta es una muy buena forma de orientar tus pasos de manera efectiva en la búsqueda de empleo, ya que la actividad con el mejor promedio entre ambas es la más conveniente.

3. Crea el servicio mínimo viable

Es la hora de enfrentarse con la realidad, para eso debes construir un servicio que ofrezca los mínimos requerimientos que necesita tu cliente potencial.

No te preocupes porque sea perfecto, simplemente tiene que ser viable. La idea es que lo que ofreces se mejore pero con datos reales; tú mismo cliente te hará propuestas diferentes. Mantente con mente abierta para hacer los cambios necesarios.

Cómo pedir cita previa en el SEPE

Cressida studio || Shutterstock

4. Establece un precio razonable

Una forma de establecer un precio razonable es indagando sobre lo que hace tu competencia ¿Qué paquetes ofrece? ¿Qué precio tiene los paquetes y servicios que da a cambio? ¿Cuál es el cliente ideal de tu competencia? ¿Es tu mismo cliente ideal?.

También debes ser sincero en cuanto a la calidad de tu servicio, si no tienes tanta experiencia, una buena estrategia es tener un precio bajo para conseguir clientes y así adquirir mayor práctica.

Por otro lado si la competencia es alta, a pesar de que tengas mucha experiencia puede resultar complicado introducirte en ese mercado. En ese caso, la diferenciación por precio o por calidad serán dos estrategias idóneas.

Una vez que consigas tus primeros clientes y ellos evalúen la calidad del servicio, puedes comenzar a incrementar el precio. Y es que, entrar al mercado con un precio alto sólo es recomendable si ya dispones de una lista de clientes que te apoyan, son constantes y avalan la calidad de tu servicio.

Internet es un excelente canal para minimizar costos y riesgos, así que puedes ofrecer tus trabajos en marketplaces especializadas en el tipo de servicio que ofreces o crear tu propia web y darte a conocer.