- 29/04/2019

Lo queramos o no, todos nosotros proyectamos una imagen determinada en los demás, que puede ser positiva o negativa. Esta imagen, que se conoce con el nombre de marca personal, abarca tanto el plano online (nuestra "huella digital" en redes sociales, foros o blogs) como el offline (nuestra presencia en congresos, charlas o eventos de networking). Teniendo en cuenta que esta imagen de marca puede influir notablemente en las posibilidades que tenemos para encontrar empleo, conseguir nuevos clientes o dar a conocer nuestro trabajo... ¿Por qué no adelantarnos a los acontecimientos, identificar y potenciar nuestros puntos fuertes y ser nosotros mismos los que creemos esta marca personal? Desde luego, con esta estrategia de anticipación nos aseguraremos de tener una buena reputación en el ámbito profesional.

Pasos para construir tu marca personal desde cero

Todos hemos sido novatos en esto de la marca personal en algún momento de nuestra trayectoria profesional, pero hay una serie de pasos infalibles para empezar a caminar en el sentido correcto.

Estudia qué te hace diferente como profesional: ¿Quién soy yo y qué sé hacer?

Es el primer paso; el más básico de todos. Para proyectar una imagen determinada en los demás, primero tendrás que conocerte a la perfección. Esto implica ser consciente de tus puntos fuertes (aquellas habilidades que dominas, bien porque las has trabajado, bien porque "te salen" de manera innata) y reforzar tus debilidades como profesional (esas competencias que te cuestan un poquito más).

No; no es fácil diferenciarte de la competencia y sobresalir de la masa, pero tu hoja de ruta estará mucho más clara si antes aplicas un análisis DAFO y te haces las siguientes preguntas:

  • ¿En qué soy realmente bueno/a? 
  • ¿Hasta qué punto me apasiona lo que hago o lo que pretendo hacer?
  • ¿Qué se me da peor? Y, en base a la respuesta: ¿Puedo trabajar este punto débil o es mejor que lo deje estar y me centre en otra cosa?
  • ¿Qué estoy dispuesto a hacer, qué podría ser negociable y qué no haré bajo ningún concepto?

Piensa que si empiezas a construir tu marca personal sin tener claras estas cuestiones, es posible que tu estrategia fracase desde el principio porque no serás realista a la hora de definir tu objetivo.

Jacob Lund || Shutterstock

Ten claro tu objetivo y, en base a él, define tu mensaje: ¿Por qué quiero que me conozcan?

Tu principal objetivo no puede ser "ganar dinero" o "hacerme famoso"; al menos, no por el momento. Ten en cuenta que ahora mismo eres un completo desconocido en la red, vas a empezar a construir tu marca personal desde cero, así que no es realista que tu primer objetivo sea "quiero hacerme rico".

Lo que sí son objetivos plausibles es querer conseguir cierto puesto de trabajo, ascender dentro de tu sector, dar charlas o conferencias, dar salida a tu negocio, conseguir nuevos clientes, ofrecer cursos de formación o incluso aportar valor a la sociedad sobre un determinado tema.

Y es que, tal como nos explicó la experta en marca personal Amalia López en esta entrevista de Modelo Currículum, "no creamos marca personal para vendernos, sino para que nos encuentren".

Inconvenientes del videocurriculum

Jacob Lund || Shutterstock

Elige la plataforma perfecta para difundir tu mensaje: ¿Qué medio se adapta mejor a mis necesidades?

En cuanto tengas claros los dos puntos anteriores -cuáles son tus puntos fuertes y cuál es tu objetivo- deberás escoger el medio más idóneo para difundir tu mensaje. Vamos a ver algunos de los ejemplos más representativos:

Diseña una página web con cualquier sistema de gestión de contenidos

WordPress, Blogger, PrestaShop, Gallery... Todos estos sistemas de gestión de contenidos son programas informáticos que nos ayudan a crear un entorno de trabajo adecuado según el uso y la funcionalidad que queramos dar a nuestra marca personal (blogs, comercio electrónico, publicaciones digitales, aplicaciones móviles, etc.)

Los sistemas de gestión de contenidos, pese a ser la opción más completa a la hora de construir una marca personal, solo son recomendables para las personas que tengan nociones en diseño web y SEO (o que puedan costearse los servicios de algún experto en materia).

Crea un portfolio online

Haciendo uso de plataformas como Behance, Jimdo o About.me, por poner algunos de los ejemplos más habituales. Gracias a estas plataformas gratuitas y muy intuitivas podrás subir tus mejores trabajos y añadir tus datos personales para que puedan contactar contigo los clientes potenciales.




Qué es la profesionalización de las redes sociales

13_Phunkod || Shutterstock

Apuesta por las redes sociales y las plataformas digitales

Suele ser la opción favorita de las personas que empiezan a crear su imagen de marca; y no es para menos: el tremendo alcance que tienen plataformas como LinkedIn, Instagram, Facebook o YouTube resulta de lo más tentador para iniciar nuestra estrategia de marca personal en redes sociales. Son gratuitas, de fácil descarga y con un sinfín de funcionalidades. Eso sí; debes elegirlas correctamente. No todas las redes sociales sirven para todo el mundo:

  • LinkedIn: si tus principales objetivos son hacer networking y compartir contenido de calidad con profesionales y empresas de tu mismo sector.
  • Facebook te permite crear páginas para tu negocio, hacer campañas publicitarias, promocionar determinadas publicaciones y, en definitiva, crear una comunidad de usuarios con intereses afines.
  • Instagram: si prefieres apostar por lo visual y/o estético, Instagram es la red social perfecta para ti puesto que te permite reforzar tu marca personal con fotografías y vídeos.
  • YouTube: si tu marca tiene un fuerte componente audiovisual y, además, quieres tener la posibilidad de crear una comunidad de seguidores.

Recuerda que... Ninguna de estas opciones es excluyente, ya que puedes combinarlas para que tu marca personal esté bien construida. Si diseñas una página web o un portfolio online, perfectamente puedes abrirte una red social que complemente esta labor.

Flamingo Images || Shutterstock

Define tu target y, en base a él, crea una red profesional de contactos afín: ¿A quién me quiero dirigir?

Antes de iniciar cualquier tipo de estrategia, es importantísimo que conozcas al target de público al que te quieres dirigir. Para ello puedes reflexionar acerca de las siguientes cuestiones:

  • ¿Qué edad tiene mi público?
  • ¿Público mayoritariamente masculino o femenino?
  • ¿Cuál es el poder adquisitivo de estas personas?
  • ¿Qué aficiones tiene mi público? ¿Cuál es su estilo de vida?

Si logras responder a estas cuestiones con rapidez... ¡Enhorabuena! Tienes claro cuál es tu público potencial, y esto solo puede significar una cosa: ya estás listo/a para crear un contenido afín.

Reputación digital en las redes sociales

aurielaki || Shutterstock

Genera contenido de valor: ¿Cómo puedo llegar a ser reconocido/a en mi sector?

A no ser que ya tengas una red potente de contactos, resulta bastante complicado conseguir que te lean si todavía no eres nadie en el sector. Y no nos malinterpretes por lo de "nadie", pero no puedes construir una casa desde el tejado. Para ir consiguiendo seguidores y, finalmente, lograr la fidelización de tu público, deberás empezar por las pequeñas acciones.

¿Y cómo se consigue esto? Por ejemplo, participando en debates. ¡Pero cuidado! Esto no significa que debas hacer spam o bombardear a los demás con tu página web o perfil de Instagram, pero sí participar de manera activa en grupos de debate aportando tu visión sobre cierto tema. Eso sí, procura comentar solo aquel contenido que esté intrínsecamente relacionado con el objetivo que quieres conseguir con tu marca personal. De lo contrario, tu mensaje quedará diluido y nadie sabrá exactamente cuál es tu postura.

"Cada palabra que incluyas en tu perfil debe responder a este objetivo de comunicación: ¿Qué valor aportas como profesional a tu cliente? ¿Qué consigue gracias a ti? Ahí está la clave"

(Inge Sáez, especialista en LinkedIn y marca personal, en esta entrevista que realizamos en Modelo Currículum).

Al comentar en los lugares adecuados (un foro, una publicación de LinkedIn, una foto de alguna cuenta de Instagram afín a tu imagen de marca) conseguirás varias cosas:

  • Que el resto de personas compartan tus intervenciones.
  • Compartir tu conocimiento y mostrarte a ti mismo/a como un profesional de valor.
  • Llamar la atención de algún cliente potencial o incluso de posibles colaboradores.

Cuando consigas ganar visibilidad en tu comunidad, entonces será el momento de escribir tu propio contenido y compartirlo con tu red profesional de contactos.

  • ¿Te ha servido de ayuda?
  • No