- 12/01/2022

Las personas nos equivocamos comúnmente por el simple hecho de existir y ser personas. Por ello, en muchas ocasiones debemos pararnos y pensar si lo que está haciendo una persona está bien o está mal, pero... ¿Serías capaz de decirle a tu jefe que lo que está haciendo está mal? ¿Cómo lo harías? Hacer ver a tu jefe que está equivocado (y hacerlo de la forma correcta y asertiva) no solo te puede ahorrar una riña, sino que puede ser de gran ayuda para tomar mejores decisiones si de verdad llevas razón.

Foto de Diva Plavalaguna en Pexels

La diferencia entre tu jefe y un compañero más

Entendemos que decirle a tu jefe que se equivoca no es una tarea realmente fácil. Tu jefe o jefa es la persona con más poder por encima de ti, y que quieras o no siempre va a tener más potestad a la hora de decidir si algo está bien o no lo está.

Esta es una de las diferencias entre decirle a alguien que se está equivocando o indicárselo a tu jefe, pero aún hay más. Si además contamos que es la persona que puede decidir si estar a favor o en contra de tu opinión, estaremos mucho más en tensión. Por lo tanto, tenemos que tener muy claro lo que vayamos a decir y cómo.

En su poder está, ahora bien, decidir si lo que hemos planteado le resulta bueno o no, pero... ¿Cómo se lo decimos? Aquí tienes unos consejos útiles que pueden salvarte el pellejo si no sabes cómo hacerlo.

Foto de SHVETS production en Pexels

Consejos para hacer ver a tu jefe que se equivoca

1. Ten en cuenta su situación

Si bien quizá tú eres quien tenga la razón, no olvides que quien está por encima de ti es alguien que tiene más poder que tú. Si está ahí es por algo, quizá porque tenga más años en la empresa o porque conoce más del sector.




No estamos diciendo que no expreses tu opinión frente a la de esta persona, sino que la información que debes aportar debe abarcar un espectro laboral más amplio que tu puesto de trabajo y que afecte a la organización o al modo en el que se están haciendo las cosas.

2. Piensa en lo que vas a aportar al negocio

Justifica el tener que debatir con tu jefe con lo que vas a aportar a la organización ya sea en forma de beneficio, salvarlo de pérdidas o de buenas decisiones de cara al futuro. Si no tenemos claro lo que vamos a decir, primeramente deberemos pensar qué aportaremos y cómo lo haremos para que después tengamos claro cómo actuar en caso de que se lleve a cabo nuestra propuesta.

3. Pregunta y luego argumenta

Cuando vayas a indicar a tu jefe que se equivoca no lo hagas diciéndoselo directamente, primeramente da vueltas al asunto preguntando al respecto. Es decir, haz preguntas sobre las decisiones que se tomaron y que crees que se equivoca para entender qué se quería conseguir y, posteriormente, argumenta por qué se equivoca.

De esta forma no solo nos aseguramos que estamos acertando, sino que además se den cuenta de cómo hacerlo mejor, sin tener que decirle "esto lo estás haciendo mal".

¿Qué expectativas tienes de este puesto de trabajo?

baranq | Shutterstock

4. Ayúdate del papel si lo ves necesario

Antes de argumentar y debatir sobre algo, dirígete a tu jefe por escrito si te resulta de ayuda. No solo te ayudará a desfogarte y tener clara las preguntas que vas a decir, sino también a darte cuenta si lo que dices tiene sentido o no.

5. Comunícalo primero a quien debes

Importante, también, no saltarse la jerarquía organizacional para comentar los errores. Ve a tu jefe más directo y, si este lo ve necesario, se pondrá en contacto con su jefe superior para así ir escalando los comentarios hasta alguien que tenga más poder.

6. Controla tus emociones

Antes de abordar el tema, piensa y recapacita todo lo que puede implicar. No te alteres y sintetiza lo que vas a decir pero, sobre todo, mira por ti antes de comunicar cualquier cosa.

Para llegar al éxito deberás controlar lo que dices y sientes para hacerlo de la forma correcta.

  • ¿Te ha servido de ayuda?
  • No