- 20/06/2018

Aunque no es el único ámbito en el que un orientador laboral puede ejercer sus funciones, en los servicios públicos de empleo se ha convertido en un elemento clave para ayudar a las personas que recurren a ellos a orientar su carrera profesional, encontrar un nuevo empleo o asesorarles acerca de la formación idónea para ellos.

No es extraño pensar, cuando uno lleva mucho tiempo en el paro y buscando trabajo sin éxito, que la causa de todo es la poca oferta laboral. Así, se tiende a la resignación y, lo que es aún peor, a aceptar ciertos trabajos que nada tienen que ver con nuestra profesión o que incluso nos ofrecen unas condiciones que no son las mejores.

En este contexto surge la figura del orientador laboral, que tratará de definir mucho mejor qué es lo que estás buscando y cuáles son las opciones reales en un determinado mercado laboral. Acudir en busca de esta orientación profesional solo nos podrá aportar ventajas.

¿Por qué contratar a un asesor laboral?

Monkey Business Images || Shutterstock

Ventajas de dejarnos asesorar por un orientador laboral

Lo primero que debemos tener en cuenta es que el orientador laboral o coach laboral es la persona encargada, en los servicios públicos de empleo y en muchos otros ámbitos, de conocer en profundidad el mercado laboral y sus fluctuaciones, así como a todos los candidatos que le soliciten asesoramiento. Realizará un inventario de los puestos de trabajo disponibles en cada momento y elaborará un perfil lo más completo posible de cada persona a la que entreviste. A partir de ahí, nos ayudará de las siguientes formas:

1. Proporciona una atención y asesoramiento personalizados

A través de un Itinerario Personalizado de Inserción (IPI), el orientador laboral nos proporciona una atención y un asesoramiento personalizados. Cada caso es un mundo y, por eso, en cada situación se deben aplicar unas determinadas medidas o soluciones.


También nos proporcionarán ayuda práctica para enfrentarnos a distintas situaciones. Por ejemplo, nos asesorarán sobre cómo argumentar nuestras debilidades o cómo afrontar una entrevista de trabajo de la mejor manera posible.

2. Diseña una estrategia para encontrar trabajo

Al contrario de lo que solemos pensar, la técnica de enviar cientos de currículums sin distinción, y sin apenas leer la oferta de trabajo, no funciona. Con la ayuda del orientador laboral se diseña un plan específico y se establecen unos objetivos concretos. En este mismo sentido, el orientador laboral ejercerá como CV Coachanalizará nuestro currículum y determinará si se le pueden aplicar mejoras, con el objetivo de que sea lo más eficiente posible.

Coaching para entrevistas laborales

fizkes || Shutterstock

3. Nos ayuda a conseguir nuestros objetivos profesionales

En base a esos objetivos, el orientador laboral nos guiará en la consecución de los mismos a través de la adquisición de habilidades o de la formación adecuadas. Si considera que ya estamos académicamente preparados, también podrá ayudarnos a utilizar las diferentes técnicas de búsqueda de empleo, por ejemplo a usar LinkedIn.

A la hora de buscar empleo, no es lo mismo hacerlo solo que con la ayuda de un orientador laboral. El motivo es que ellos manejan una serie de herramientas y de recursos que normalmente los demás desconocemos.

4. Nos brinda apoyo emocional

Por supuesto, el apoyo emocional que supondrá contar con la ayuda de un orientador laboral es otra de sus ventajas. Y es que, tras mucho tiempo buscando trabajo, es normal que la frustración o la desesperación aparezcan, y una de sus tareas más importantes es la de convertir estas sensaciones en ilusión y motivación.

En un contexto como el actual, en el que hay muchas más personas buscando empleo que puestos de trabajo disponibles, en el que las formas de buscar candidatos por parte de las empresas han cambiado y en el que muchas veces se hace necesario el cambio o la evolución profesional hacia otros sectores o la adquisición de nuevas habilidades y destrezas, la tarea del orientador laborar se ha vuelto indispensable.

  • ¿Te ha servido de ayuda?
  • No