- 4/05/2022

A veces porque las circunstancias no lo han permitido o simplemente porque no coincidís en ningún lado, el jefe o la jefa es una persona que nos queda lejos y no tenemos apenas contacto con esa persona. En muchas empresas esto pasa porque la jerarquía organizativa no está del todo clara o el ritmo acelerado de la empresa no permite que te acerques mucho a conversar con tus compañeros (entre ellos este mando superior). Si quieres hacerlo de la forma correcta sin que se note del todo forzado, continúa leyendo los mejores consejos para poder hablar con tu jefe.

Hablar con el jefe de la empresa

Claves para hablar con tu jefe cuando no tienes relación con él

A continuación, vamos a darte una serie de consejos que te ayudarán a saber cómo acercarte a tu jefe/a para poder hablar con él de cualquier tema que te preocupe a nivel laboral.

1. Conócelo/a primero

Antes de tener el primer encuentro con tu jefe o jefa, lo mejor que puedes hacer es conocerlo/a. Hay varias opciones para hacerlo:

  • Por información que hay en documentos de la empresa.
  • Por lo que te comenten tus compañeros/as.
  • Por la información que busques tú en sitios webs como LinkedIn.

El objetivo es saber el tipo de persona que es tu jefe: si es de mentalidad más abierta o cerrada, el trato que debemos tener, si es una persona ocupada y hay que pedir una reunión, etc. Tampoco te obsesiones con esto, ya que solo te dará una idea inicial de cómo es la persona, pero no es algo primordial.

2. Encuentra el mejor momento para reunirte

Si esta persona suele tener una agenda muy apretada, lo más normal es que tengas que buscar un momento que se adecúe con sus posibilidades para quedar contigo. Incluso si se trata de un jefe que no pasa mucho tiempo en el lugar de trabajo, debes llegar a saber cómo puedes hablar con él.

Puede parecer una tontería, pero a veces es complicado quedar con el jefe o jefa de ciertos empleados debido al alto volumen de tareas, por deslocalización en la que está, porque no sueles coincidir con esa persona en la oficina, etc. Comenta qué días y a qué horas puedes tener ese encuentro y házselo saber.

3. Prepara lo que vas a comentarle




Si vas preparado/a con lo que tienes que decirle mucho mejor. Ya se para pedir algo, para reclamar, para una queja o duda, no está de más que prepares un guion con lo que tienes que decir.

Esto puede ayudarte a tener claro las ideas para comentar, así como los temas a abordar.

4. Ensaya si es necesario

Sí. Puede parecer una tontería, pero no lo es. Si eres una persona nerviosa, tímida o insegura, posiblemente ensayar con un guion lo que vas a decir no sonará tan raro.

De hecho, ensayar nos hará ponernos en un posible escenario plausible con nuestro jefe, ayudándonos a saber cómo reaccionar ya que lo hemos podido pensar con tiempo de antelación.

5. Muestra sinceridad y cordialidad

Muy importante que seas capaz de mostrar sinceridad cuando hablas con tu jefe/a. Mentir no te va a servir de nada, y ocultarle cosas que necesitas contarle mucho menos. Por ello, decir la verdad y no tener miedo a respuestas negativas es siempre la opción más viable.

Sin embargo, esto no puedes hacerlo de cualquier modo. La cordialidad es fundamental: aunque sea tu jefe, debes ser justo, respetuoso y cuerdo. Por otro lado, el tono que uses debe ser formal y profesional. Nada de bromas si apenas tienes contacto con esta persona o no hay confianza, ya que quedaría raro.

6. Haz que la próxima vez sea más amena

Una vez ya has tenido tus primeros encuentros, te recomendamos que establezcas contacto con esta persona para así quedar posteriormente con ella sin mayores esfuerzos.

Esto lo puedes lograr consiguiendo su contacto, afianzando cercanía o conociendo mejor de antemano sus horarios. También puedes comentarle directamente cómo podéis quedar más a menudo en futuras ocasiones.

7. No te ofusques con lo que te puedan responder

Es posible que te den una respuesta que no esperas o negativa las primeras veces que hables con tu jefe o jefa. Ante esto, no desesperes ni te enfades: es algo común que debes normalizar.

Recuerda que no siempre te pueden contestar positivamente a todo y, ni mucho menos, que te compadezca todo lo que digan.

  • ¿Te ha servido de ayuda?
  • No