- 9/01/2019

Desde siempre, pero especialmente en las circunstancias actuales, los Departamentos de Recursos Humanos tienen una importante misión en la empresa y se enfrentan ahora a la responsabilidad de tener que afrontar nuevos retos que la dinámica social actual les impone. Ellos se ocupan de todo el proceso, desde la selección hasta la gestión del desarrollo de los empleados y su salida de la empresa. Pero todo esto está cambiando enormemente por la aparición de las nuevas tecnologías y la necesidad de cubrir nuevos perfiles profesionales. Así pues, ¿cuáles serán los próximos retos de los departamentos de Recursos Humanos? ¿Hasta qué punto ha impactado la Transformación Digital en RRHH? Lo analizamos a continuación.

g-stockstudio || Shutterstock

Los retos de Recursos Humanos para 2020

Los nuevos retos a los que han de enfrentarse los departamentos de Recursos Humanos pueden agruparse en los siguientes:

1. La gestión del talento en la empresa

No solo atraer el talento a la empresa sino también retenerlo en ella y gestionar su escasez. Atraer talento significa que los mejores profesionales quieran trabajar en la organización. No se trata solo buscar profesionales nuevos, sino potenciar a los que ya están en la empresa para que se encuentren motivados, es decir cumplir con el binomio atraer-retener.

Para conseguir esto, el empleado debe ser el centro de atención de la dirección de la empresa, de manera que se sientan reconocidos y recompensados por su dedicación y esfuerzo. También se debe dedicar esfuerzo a mejorar su formación y a delegar tareas en los mejores, para que se sientan más parte de la empresa, sin olvidar tampoco la necesidad de una comunicación fluida con ellos.

Y esto es enormemente importante en los sectores en los que existe escasez de talento, como en el de las TIC, donde los candidatos disponibles -es decir, aquellos que poseen un perfil profesional TIC- son muchos menos que las necesidades percibidas por las empresas. De igual modo, en el área comercial y de ventas se reconoce una carencia de candidatos idóneos, sobre todo por falta de experiencia. Curiosamente, la escasez de cualificación adaptada a las necesidades de la economía actual es otra razón de esta escasez, compatible con el alto nivel de desempleo.

Para combatir esta escasez, las empresas deben mejorar la formación dentro de la empresa de sus propios trabajadores y los procesos de selección, recurriendo si es preciso directamente a los centros educativos (Universidades, FP y postgrado). Mejorar el entorno de trabajo y la promoción interna de los mejores empleados de la empresa, es también una buena medida.


bbernard || Shutterstock

2. Las nuevas tecnologías y la transformación digital

Este proceso ha dejado de ser una elección para ser una necesidad perentoria. La transformación digital de la empresa no consiste solo en automatizar los procedimientos, adquirir nuevo software y nuevas tecnologías; es preciso que cambie la mentalidad de todos los trabajadores, incluidos los directivos.

Este proceso continuará siendo un enorme reto para la gestión de los departamentos de Recursos Humanos, con el fin de garantizar el compromiso de los empleados a través de las nuevas tecnologías, utilizando la digitalización en conceptos como “employer branding” y “engagement”, las redes sociales en los procesos de reclutamiento y la gamificación para fidelizar el talento.

3. La gestión del cambio

Por todo ello, existe la necesidad de adaptar la cultura y la actividad de la empresa a estos nuevos cambios y los Recursos Humanos son una pieza esencial en esta evolución.

La relación entre los empleados y las empresas está cambiando a gran velocidad. La aparición de los profesionales freelance, las nuevas modalidades de contrato laboral y los entornos colaborativos requieren dotarse de mucha flexibilidad, empezando por los puestos directivos.

¿Qué son los programas de captación y retención del talento humano?

Monkey Business Images || Shutterstock

4. El nuevo liderazgo y la motivación

La figura tradicional del jefe se está difuminando al quedar obsoleta, para evolucionar hacia formas más colaborativas en un proceso de retroalimentación en los dos sentidos, lejos de la jerarquía.

También los modos de motivar a los empleados deberán evolucionar con imaginación para adaptarse a la nueva mentalidad de los profesionales más jóvenes y esto también es un auténtico reto.

  • ¿Te ha servido de ayuda?
  • No