10 de octubre de 2018

Ya es algo común afirmar que la sociedad en general, y las tecnologías, la economía, el comercio, las necesidades laborales y las profesionales en particular, están cambiando a una gran velocidad y, en algunos aspectos, de forma exponencial. Esto afecta a la vida social y personal, pero de forma específica al desarrollo profesional, y por eso es importante estar siempre atentos a estos cambios, al menos para verlos venir, pero también para intentar anticiparte a ellos. ¿Pero cómo puedes anticiparte a las exigencias del mercado laboral? Presta especial atención.

Cómo detectar las necesidades del mercado de trabajo

Dean Drobot || Shutterstock

¿Cómo puedes anticiparte a las necesidades del mundo laboral?

Esto afecta a todas las versiones de la actividad profesional, tanto si eres un empleado como si eres trabajador por tu cuenta (freelance) o un empresario (emprendedor): cuanto más atento estés y mejor te anticipes y adaptes a las exigencias del mercado laboral, mejores resultados obtendrás.

Pero, ¿cuáles son las claves para anticiparte a las nuevas exigencias del mercado laboral? Podríamos agruparlas en las siguientes:

1. Observa y analiza los cambios que se están produciendo en el ecosistema laboral

Como ejemplos paradigmáticos de estos cambios, podríamos citar la irrupción masiva de los servicios logísticos consecuencia del ecommerce y del auge de las tiendas online y la Inteligencia Artificial (IA) en los procesos de selección, cuyo desarrollo está impactando a nuestra realidad cotidiana.

Las ventajas de todo tipo que aportan los robots harán que su presencia sea masiva, exigiendo a los trabajadores capacitarse de forma permanente y adaptarse a nuevas tareas acordes con esta nueva realidad, lo que les permitirá reconvertirse sin quedar al margen del sistema.

Pero también otras tendencias más consolidadas y asumidas siguen pesando como auténticos desafíos. Por ejemplo:

  • La globalización de los mercados y el desarrollo de las nuevas tecnologías en general.
  • El auge del sector servicios.
  • La flexibilidad laboral, el trabajo a distancia y el trabajo a tiempo parcial.
  • El auge de los servicios a las personas.
Profesiones del futuro en la era digital

Preechar Bowonkitwanchai || Shutterstock

2. Observa y analiza las empresas, especialmente educativas, que están siendo pioneras en estas nuevas tendencias

Tanto para los jóvenes, como para los profesionales que desean mantenerse al día en un mercado laboral tan dinámico y cambiante, es imprescindible identificar aquellas empresas e instituciones comprometidas con estas nuevas tendencias, para acercarse a ellas y procurar la actualización profesional en su entorno.

Hoy día no es tan necesario recurrir a largos currículos formativos y teóricos. En la actualidad, la formación profesional tiene que ser transversal y flexible para poder adaptarse. La etapa de formación ya no se cerrará en un periodo concreto de la vida, sino que durará toda la vida laboral, porque lo más probable es que un trabajador desempeñe muchos trabajos (incluso muy distintos entre sí) a lo largo de su trayectoria profesional.

GaudiLab || Shutterstock

3. Concibe estos desafíos no como amenazas, sino como oportunidades de cambio y mejora

Esta nueva realidad laboral exige de los trabajadores que adopten respuestas adaptativas y que cualquier nueva situación no se convierta en una fuente de estrés.

Adicionalmente, les exigirá mayor capacidad para la colaboración y el trabajo en equipo, además de una mayor iniciativa personal en el trabajo, lo que mejorará a su vez la personalidad del individuo. De esta forma, la flexibilidad y la capacidad de lidiar con estos cambios son las principales cualidades que van a proporcionar al empleado un mayor grado de estabilidad profesional.

En cualquier caso, la realidad del mercado laboral actual nos muestra una gran disparidad, que irá en aumento en los próximos años, entre las necesidades reales de las empresas y organizaciones en general y las habilidades comúnmente disponibles por los trabajadores actuales. Este hecho dificulta enormemente su colocación y genera bolsas de desempleo difíciles de solucionar sin un reciclaje profundo en dichas habilidades profesionales para satisfacer la exigencia concreta del mercado laboral actual y del futuro.