- 23/10/2019

Mucho se está hablando recientemente sobre la mochila austriaca y si ésta será una estratagema para abaratar o incluso hacer que el despido sea gratis. Aunque el modelo laboral austriaco y sus planteamientos llevan sobre la mesa mucho tiempo, aún existen dudas sobre su funcionamiento; además de las ventajas o desventajas que puede aportar. Por tanto, hoy hemos visto propicio acercar algunas claves sobre esta alternativa laboral y ver cómo podría encajar realmente en nuestro actual modelo laboral. ¿Empezamos?

¿En qué consiste la mochila austriaca?

Austria es un referente en materia de empleo y lo sabemos desde hace años. Sus datos sobre productividad en el trabajo, planes de carrera, tasa de paro y salarios son dignos de admiración pero ¿es posible replicar exactamente este modelo en otros países? La famosa mochila austriaca se basa en una idea fundamental:

Todo trabajador, a lo largo de su vida laboral, dispondrá de una "cuenta de ahorro" donde cada mes recibirá una cantidad desde las cotizaciones sociales que paga el empresario. Esta "mochila" acompañará al trabajador durante toda su vida laboral, y podrá usar esta cantidad como complemento a su jubilación o para emprender un proyecto empresarial.

6 claves sobre el funcionamiento de la mochila austriaca

Hasta ahora, con el concepto sobre qué es la mochila austriaca todo pinta bastante bien, pero para entender mejor qué puede implicar su implantación, resumimos esta alternativa laboral en 6 claves principales:

1. Tu ahorro, tu mochila

Digamos que cada fondo tiene los nombres y apellidos del trabajador. Sería algo así como una cuenta de ahorros "obligatoria". Esta cuenta es tuya y la llevarás contigo durante toda tu trayectoria profesional. Si además, nos ponemos en el hipotético caso de que no eres despedido y llegas a los 65 con la mochila intacta, puedes tener un complemento muy interesante para tu jubilación. Si decides dejar un empleo de forma voluntaria, seguirás teniendo la aportación a esta mochila de tu parte y podrás utilizarla como mejor prefieras: emprender un negocio, tomarte un tiempo de reflexión para cambios o mejoras profesionales...

2. Eliminación de las trabas para despedir




Este sería uno de los inconvenientes más claros. Si despedir le sale casi gratis al empleador, puede suponer un aumento en la rotación y la inestabilidad del mercado laboral. 

3. Incentiva la productividad y la contratación

La parte positiva que podría equilibrar la situación descrita anteriormente, es, por un lado, que se eliminarían los costes futuros de las contrataciones, lo que supondría menos preocupaciones para el empresario a la hora de ampliar la plantilla. Con ello, también se estaría mejorando la productividad, ya que se tendería menos a despedir empleados por una mera cuestión de "ahorro".

4. Aumenta los costes laborales

El coste para aportar a la mochila se asumiría en primer lugar por el empresario, por lo que puede ser un indicador de que el salario neto de los trabajadores se viera reducido para suplir "ese gasto extra". Sin embargo, conviene matizar que las empresas ya incurren en gastos similares para disponer de una previsión de capital en caso de tener que efectuar despidos.

5. Un mercado laboral más flexible

Flexibilidad para trabajadores; flexibilidad para empresas. Si el trabajador es plenamente consciente de que su indemnización o "mochila" va a viajar siempre con él, este no se verá tan obligado a continuar con su trabajo actual si no le llena y abandonarlo libremente. Recordemos que actualmente, no existe ninguna indemnización en España por dimisión o baja voluntaria del empleado.

6. Puede camuflar un plan de pensiones

Algunos sindicatos, como UGT, advierten que esta fórmula puede acarrear consigo el fin de nuestras pensiones públicas. Temen también el "despido libre"o despido gratis y que las empresas acaben recurriendo a hacer ajustes de plantilla mes a mes.

¿La mochila austriaca sustituirá a la indemnización por despido?

En principio no debería sustituir a la indemnización actual por despido que tenemos en España. En realidad, lo que habría que buscar es un modelo mixto, que mantuviera la indemnización actual, solo que una parte sería financiada por la empresa cuando se despide al trabajador y la otra con la "mochila".

La conclusión principal que extraemos, es que es un modelo que ha funcionado muy bien en Austria, pero eso no implica el éxito en otros países. Lo cierto es que su integración en otros lugares es complicada ya que implantar la "mochila austriaca" podría traer consigo otras medidas como el contrato único, con sus ventajas e inconvenientes. Puede ser interesante flexibilizar el mercado laboral, pero hay que prestar especial atención a no descuidar con esto la protección a los trabajadores.

  • ¿Te ha servido de ayuda?
  • No