- 7/10/2022

A raíz de la pandemia, el teletrabajo ha experimentado un gran crecimiento. Si bien es cierto que una vez finalizados el confinamiento y las restricciones sociales, muchas empresas han apostado por el regreso a la oficina. Sin embargo, sigue habiendo profesionales que prefieren trabajar desde casa. O mejor dicho, desde cualquier lugar fuera de la oficina, porque se ha consolidado la llamada figura del nómada digital. Podemos trabajar desde cualquier lugar, ya sea en casa, desde nuestra segunda residencia o en cualquier lugar del mundo.

¿Qué es ser nómada digital?

¿Qué es ser nómada digital?

Este concepto se utiliza para definir aquellas personas que desempeñan su trabajo en remoto, lo que les permite vivir viajando. Tienen un estilo de vida que recuerda en cierto modo al de las tribus nómadas, de ahí que se conozcan como nómadas digitales, pues también tiene el componente digital. Disfrutan de una libertad de movimiento de la que carecen los profesionales que trabajan de forma presencial, lo que les permite tener un estilo de vida diferente. Tienen el control de su vida y la pueden gestionar a su antojo, escapando a las presiones y convenciones sociales.

Tipos de nómadas digitales

No todos los nómadas digitales son iguales. Del mismo modo que encontramos trabajadores por cuenta propia o por cuenta ajena en una empresa, el tipo de empleador -y de empleo desarrollado- marcan la diferencia entre unos y otros. Estos son los tres tipos de nómadas digitales que podemos encontrar:


  • Nómadas digitales freelance: los freelance son personas autónomas que trabajan para sí mismos, un trabajo que consta en prestar servicios a terceros. Hay todo tipo de perfiles, desde community manager o redactor SEO a traductor, contable, consultor asistente virtual, ilustrador, gestión de datos... No necesitan estar en un sitio físico concreto, basta con su ordenador e internet para ello.
  • Trabajador en remoto: son profesionales que trabajan en remoto para una empresa. Esta los tiene en nómina, pero en vez de ir cada día a la oficina, trabajan desde casa. Es el escenario ideal para los nómadas digitales, pues pueden trabajar desde cualquier lugar. Pueden dedicarse a viajar a la vez que trabajan, pero con la red de seguridad que supone tener un empleador, sin asumir los riesgos de los freelance.
  • Nómadas digitales emprendedores: a medio camino entre freelance y asalariados están los emprendedores. Suelen ser personas que desarrollan su propio negocio online, lo que les permite dirigirlo desde cualquier lugar del mundo mientras viajan. Incluye desde productos digitales o páginas nicho a tiendas online y dropshipping, publicidad online o incluso canales de YouTube.

¿Cómo llegar a ser nómada digital?

¿Quieres ser nómada digital? Por suerte, cada vez tenemos más opciones; y todo apunta a que será una de las tendencias en el futuro. En primer lugar, deberías hacerte tres preguntas: si quieres vivir viajando, si quieres trabajar online o prefieres un trabajo tradicional y si serías capaz de soportar la incertidumbre que supone emprender o ser freelance. Debes tener claro que la presión a soportar es muy alta, al inicio es posible que te cueste obtener ingresos y que habrá picos muy altos con otros muy bajos. Además, no siempre es fácil centrarse.

Si sientes que estás preparado para convertirte en nómada digital, toca poner en marcha tu negocio o gestionar la opción de trabajar en remoto con tu jefe. También es importante crear una rutina de trabajo, la mejor forma de asegurarnos de cumplir con nuestras obligaciones. Descubrirás cuál es tu mejor momento del día para trabajar, qué horario te viene mejor, etc., unos hábitos que te ayuden a seguir un orden de trabajo. Aunque seas un nómada digital, los hábitos y el orden serán tu mejor aliado.

  • ¿Te ha servido de ayuda?
  • No