- 30/10/2019

Ser despedido estando de baja parecía algo imposible hasta ahora. O al menos, esta era la creencia generalizada. No obstante, aunque la baja por incapacidad temporal no puede usarse como justificación para rescindir un contrato, si la empresa alude razones objetivas suficientes el despido de un trabajador se podría considerar procedente. Y es que, el Tribunal Constitucional acaba de respaldar la decisión de despido por baja laboral aunque el trabajador justifique sus ausencias.

¿El objetivo? Al parecer reducir el absentismo laboral, aunque esta decisión tiene su origen en un artículo concreto del Estatuto de los trabajadores y ya se han ratificado algunas sentencias que avalan la decisión de la empresa de despedir a trabajadores por estos motivos. A continuación desgranamos las principales claves de esta decisión que sin duda dará mucho que hablar próximamente.

Despido estando de baja

Freedomz || Shutterstock

El despido objetivo de un trabajador que falte el 20% o más de días laborables al trabajo de forma justificada durante dos meses es legal. Así el TC ha concluido que el límite al derecho al trabajo se justifica por la libertad de la empresa y la defensa de la productividad. Esta sentencia supone un refrendo a la reforma laboral del PP en 2012.

¿Me pueden despedir estando de baja? Esto es lo que dice la legislación ahora

Atendiendo al Estatuto de los Trabajadores, para rescindir un contrato por parte de la empresa es preciso que existan causas objetivas como las siguientes:

  • Ineptitud
  • Faltas de asistencia reiteradas
  • Incapacidad de adaptación al puesto de trabajo
  • Otras causas como las económicas, técnicas o de producción
  • Incumplimiento grave del contrato por parte del trabajador: para esta situación se podría aplicar despido disciplinario.

Y es en el segundo punto: "Faltas de asistencias reiteradas" donde está la clave. Una de las causas que permite la extinción del contrato son las faltas de asistencia cuando éstas superen el 20% de los días hábiles en dos meses consecutivos siempre que el total de faltas de asistencia en los doce meses anteriores alcance el 5% de las jornadas hábiles, o el 25% en cuatro meses discontinuos dentro de un periodo de doce meses.


Por tanto, si la empresa justifica el despido debidamente, aunque el trabajador se encuentre de baja podrá ser despedido. 

Origen y exclusiones de esta norma

La sentencias del Tribunal Constitucional, tiene su origen en cuestión prejudicial que se dio en un juzgado barcelonés. Éste, consultaba al TC si el artículo 52 apartado D del Estatuto de los Trabajadores se ajustaba a la Carta Magna. Este punto tan polémico ha llegado hasta el TC por su posible choque con el derecho de los trabajadores a garantizar su salud frente al trabajo. Este artículo ha sufrido dos modificaciones con las reformas laborales de 2010 por parte del PSOE y en 2012 desde el Ejecutivo del PP. El objetivo de tales modificaciones al parecer, era poner freno al absentismo laboral fijando unos umbrales que permitieran el despido por causas objetivas:

Estos umbrales para justificar el despido estarían en ausencias del 20% de los días hábiles en dos meses o del 25% en cuatro meses aún cuando éstas estuvieren justificadas.

Con esta argumentación ya fue despedida una empleada en Barcelona, que faltó 9 días al trabajo, de los cuales 8 estaban justificados por baja. La justificación aportada por parte de la empresa aludía a que en conjunto, las ausencias de esta trabajadora habrían ascendido al 7.84% en todo el año y el 22.5 % entre abril y mayo. La afectada elevó reclamación ante los tribunales y el Constitucional, finalmente falló a favor de la empresa, aludiendo que era constitucional el artículo empleado para despedirla- el ya citado artículo 52-D-.

Conviene señalar, no obstante, una excepción importante ante esta medida:

Esta decisión no puede adoptarse cuando se trata de “enfermedades graves o de larga duración”.

Priorizando la libertad de empresa

Aunque el despido por cauda directa de baja no está permitido, como ya se ha mencionado, es cierto que el fallo del TC está dando un favorecimiento a la libertad de la empresa y la defensa de la productividad. Con esto, el empleador tendrá derecho a despedir a un trabajador por faltas en el trabajo para defender la productividad de la empresa; aunque estas faltas estuviesen justificadas.

El pleno del Tribunal Constitucional, falló finalmente por ocho votos frente a cuatro a favor del derecho al despido por absentismo justificado, lo cual ha generado una gran división dentro del tribunal.

¿Cuándo se puede aplicar el despido disciplinario?

Antonio Guillem || Shutterstock

Los sindicatos critican con dureza la sentencia de despido por baja laboral aunque esté justificada

Ambos organismos sindicales- UGT y CCOO- entienden que esta sentencia avala la última reforma laboral puesta en marcha por el ejecutivo del PP en 2012. Reforma que tildan de "durísima" porque criminaliza al trabajador por estar enfermo.  Hasta esa reforma, para que no afectara a la productividad de las empresas,se debía cumplir un cómputo colectivo, además del individual, de bajas justificadas. En concreto, el índice de absentismo no debía superar el 2.5 % en el mismo centro de trabajo y en el mismo período que el trabajador afectado. Con la reforma, se da pie, según Linares, de CCOO, a una discriminación.

Además, la sinidcalista de UGT, Isabel Araque, aprovechó el fallo del TC para exigir la derogación de la actual reforma laboral, por tener muchas "fugas" que afectan al bienestar de los trabajadores.

https://elpais.com/economia/2019/10/29/actualidad/1572360361_420266.html

  • ¿Te ha servido de ayuda?
  • No