- 1/11/2018

¿Quién dijo que encontrar el trabajo que verdaderamente te gusta es fácil? En efecto, uno puede creer que algún trabajo le gusta más que otros. Pero, en realidad (sobre todo si estás al comienzo de tu carrera), un trabajo es como comprar un melón: hasta que no lo abres no sabes si te gustará. Y eso es así porque disfrutar del trabajo que verdaderamente te guste depende de muchas cosas a tu alrededor, y no solo de lo que tú puedas creer o pensar. No obstante, encontrar el trabajo de tus sueños es totalmente posible. Te explicamos cómo:

Consejos para encontrar el trabajo de tus sueños

Jacob Lund || Shutterstock

Consejos para encontrar el trabajo de tus sueños

Sería conveniente analizar esta cuestión desde dos ópticas diferentes. Por un lado, las actitudes y enfoques para que la búsqueda de trabajo se oriente hacia lo que tú crees que es tu verdadera vocación, y por lo tanto lo que más te va a gustar. Y, por otro lado, lo que tendríamos que procurar es disfrutar del trabajo que tenemos, sea este el que sea. Y esto último quizás sea lo más importante de todo.

1. Hazte la siguiente pregunta: "¿Qué se me da mejor hacer?"

Si nos fijamos en las actitudes y enfoques a la hora de encontrar un trabajo que te satisfaga, tendríamos que empezar preguntándonos qué es lo que más nos gusta hacer profesionalmente, qué actividades y tareas se nos da mejor llevar a cabo. Solo después debemos preguntarnos si es posible que nos dediquemos a ello.

2. ¡Muévete!

Aunque a veces eso que nos gusta nos parezca imposible de convertir en nuestro trabajo, no debes frenarte por creencias pesimistas o por miedo a fracasar o al qué dirán. Incluso si aún eres estudiante, ¿por qué no pruebas a empezar en las empresas y sectores que te gustan, aunque sea solo echando una mano de vez en cuando o en tareas menores en unas prácticas de empresa, para ir abriéndote camino?

Qué debes saber antes de emprender un nuevo negocio

Jacob Lund || Shutterstock




3. No te obsesiones con la idea de encontrar el trabajo de tus sueños

Y sobre todo, no hay que obsesionarse. Cuando un trabajo lo consideras tu vocación y te apasiona, sin duda se lo transmitirás al reclutador que te entrevista, y este sabrá que una vez en el puesto lo harás mejor que aquel al que no le guste o lo hace a la fuerza. Por decirlo de otra manera, 'la vocación mueve montañas' y eso ha de hacerte diferente a los demás.

4. No te rindas

Por último, otro rasgo de la actitud que requiere encontrar el trabajo que te gusta es la perseverancia, la insistencia en su búsqueda y también el hecho de no temer asumir el riesgo de equivocarte. No pasa nada, es un proceso de prueba y error.

5. Convierte tu trabajo actual en el mejor empleo del mundo

Además, hay otra forma de afrontar esta situación. ¿Por qué no hacemos que nuestro trabajo, sea cual sea, aunque no sea aquel con el que sueñas, nos permita disfrutar y que nos acabe gustando? Nuestra vida es muy breve como para estar tanto tiempo del día a disgusto, protestando por el trabajo o quejándote de tu familia… Muy al contrario, debes disfrutar en todo momento con lo que haces. Es la forma más inteligente de asumir la realidad.

¿Qué hace el departamento de formación en una empresa?

g-stockstudio || Shutterstock

6. Rodéate de personas que sumen

También procura rodearte de personas que disfrutan con su trabajo, que transmiten optimismo y alegría de vivir. La tristeza o la negatividad son muy contagiosas, huye de las gente tóxica en el trabajo. Haz un esfuerzo por buscar siempre la compañía que más te aporte de forma positiva, tanto dentro como fuera del trabajo.

7. Sigue formándote

Además, si te esfuerzas por formarte y por mejorar tus habilidades y tus competencias profesionales, obtendrás más satisfacción en tu propio trabajo, porque podrás aplicarlas a tu actividad diaria y mejorarás la calidad de tu trabajo y tus resultados, dando lugar a un círculo virtuoso, con la consiguiente respuesta por parte de tu empresa.

Serás más reconocido por tus jefes, lo que te hará sentir más incentivado, y eso mejorará tus prestaciones. Al final, ¿quién sabe si tu trabajo ya era el que buscabas, y necesitabas tan solo mejorarlo?

  • ¿Te ha servido de ayuda?
  • No