- 19/09/2017

Las competencias transversales son aquellas que son útiles y necesarias para desempeñar cualquier tipo de trabajo, sin importar su naturaleza. Es decir, son las capacidades que los profesionales pueden desarrollar y que les serán de gran utilidad en el desarrollo de sus tareas. Así, estas competencias profesionales pueden servirle tanto a un médico como a un diseñador gráfico.

¿Qué son las competencias transversales?

George Rudy || Shutterstock

Ejemplos de competencias transversales en el currículum

Y ¿cómo se adquieren estas capacidades? Pues bien, algunas son innatas y forman parte de la personalidad de cada uno, pero otras pueden desarrollarse a través de la experiencia. Con los años, cada trabajador desarrolla una serie de habilidades transversales que le aportarán un gran valor como candidato y como profesional.

Asimismo, existe formación específica que puede ayudarte a desarrollar aquellas competencias transversales que no puedas potenciar tú mismo. A la hora de centrarte en mejorar esas competencias transversales, primero debes conocer cuáles son las más valoradas por las empresas.

1. Trabajo en equipo

Esta es sin lugar a dudas la competencia transversal que más valoran las empresas. Prácticamente cualquier tipo de trabajo requiere interacción con otros compañeros o departamentos, y saber gestionar esa interacción es fundamental para obtener los mejores resultados.

Importancia de la formación bonificada para trabajadores

Jacob Lund || Shutterstock

2. Planificación

Si tu trabajo habitual requiere que hagas varias tareas, de diferentes prioridades, será indispensable que aprendas a priorizar tus tareas en el trabajo y adquieras la habilidad de planificación y gestión de recursos y del tiempo.

3. Habilidades de comunicación

Este tipo de habilidades son especialmente imprescindibles en los trabajos que necesitan que se interactúe directamente con el público o con los clientes. Pero también serán valoradas en campos en los que se trata habitualmente con proveedores y en los que se desarrollan tareas de formación y difusión.


4. Proactividad

La proactividad y la iniciativa no son solo positivas en puestos de cierta responsabilidad, donde además serán imprescindibles. Para cualquier profesional que quiera destacar mínimamente dentro de su organización, ser más resolutivo en el trabajo y tener iniciativa es fundamental. Para un jefe, que su empleado sepa adelantarse a los problemas y responder correctamente sin preguntar a cada momento es muy ventajoso.

Ejemplos de Hard Skills

Monkey Business Images || Shutterstock

5. Mejora continua

Independientemente de la edad que se tenga o del estado en el que nos encontremos (trabajando, autoempleados, contratados), tener la capacidad de aprender constantemente cosas nuevas, especialmente las últimas novedades relacionadas con nuestro sector, es algo básico para cualquiera.

6. Orientación a resultados

En trabajos comerciales y en cualquier proyecto que esté comenzando y no tenga los tiempos muy delimitados es indispensable saber trabajar en base a unos objetivos concretos. Esa consecución de diferentes metas debe ser la prioridad de las personas que quieran destacar por contar con la habilidad transversal de trabajar por objetivos en su empresa.

7. Solución de problemas

Lo que más se valora en un buen líder, y en general en cualquier trabajador con cierto poder de decisión, es que sepa afrontar los problemas sin desmoronarse. Si hablamos de empresas o servicios tecnológicos, especialmente, las continuas innovaciones y los constantes imprevistos a los que se pueden ver sometidos los profesionales hace necesario que cuenten y practiquen esta habilidad transversal.

g-stockstudio || Shutterstock

8. Gestión del cambio

En el mismo campo que en el caso anterior, la gestión y tolerancia frente al cambio es otra habilidad transversal muy importante. Además, en muchas empresas especializadas se llega a indagar en relación con esta habilidad en la entrevista previa para saber si el candidato cuenta con ella.

9. Creatividad

La creatividad es otra habilidad muy valorada, porque permite al trabajador pensar de forma diferente para obtener soluciones nuevas a problemas antiguos. Es la base de la innovación en una organización.

Como puedes comprobar, todas estas habilidades son igualmente útiles en la faceta personal y en la profesional. Pero, si nos centramos en el ámbito laboral, puedes comenzar ya mismo a trabajarlas.

  • ¿Te ha servido de ayuda?
  • No