- 7/02/2019

Aunque hay diversidad de opiniones acerca de si conviene o no incluir en el currículum aficiones y hobbies, sí que es cierto que cada vez es menos frecuente incluirlas. Los departamentos de recursos humanos reciben decenas de currículums cada día por lo que, para facilitar la tarea a los reclutadores y resultar más atractivo, conviene sintetizar al máximo la información. No parece, pues, razonable incluir un apartado dedicado a aficiones y tiempo libre. Además, al añadir ciertas aficiones en el currículum se corre el riesgo de causar una impresión equivocada.

Sin embargo, también es cierto que en determinados sectores y en algunos perfiles profesionales las aficiones personales y los hobbies pueden aportar un valor al candidato que lo diferencie del resto de aspirantes al puesto. Si estás convencido de que tus aficiones aportan valor a tu currículum, te sugerimos algunas maneras de reflejarlo sin arriesgarte a causar mala impresión y destacando siempre por qué te convierten en el mejor candidato.

¿Es correcto incluir los hobbies en el CV?

WAYHOME studio || Shutterstock

Añade el apartado "Otros datos de interés" en tu currículum

Teniendo en cuenta que un currículum no debería ocupar más de dos hojas, dedicar un apartado entero a “hobbies y aficiones” no parece muy razonable. Sin embargo, en un apartado llamado “otros datos de interés” podemos incluir no sólo nuestras aficiones si no también cursos complementarios que hemos realizado relacionados con nuestros hobbies así como workshops directamente relacionados con el puesto de trabajo al que aspiramos.

Apuesta por la formación complementaria

Si aspiramos a un puesto creativo, podría tener valor nuestra afición a la pintura o el interés en el diseño gráfico. En este caso, para darle más valor, es fundamental demostrar que el interés personal es real reflejando en nuestro currículum no sólo nuestra afición si no los cursos que hemos hecho relacionados con este interés. De esta manera no sólo demostramos que tenemos una afición si no que, además, nos hemos formado lo suficiente como para aportar valor a la empresa.


GaudiLab || Shutterstock

Recuerda que también tienes espacio en la carta de presentación

El currículum tiene una estructura bastante concreta y en muchos sectores- especialmente en los más tradicionales- los reclutadores prefieren que los candidatos no innoven demasiado. Sin embargo, en la carta de presentación sí tienes la oportunidad de presentarte de manera más personal y estructurarla de un modo más innovador. Además, incluir los hobbies e intereses personales en tu carta de presentación te permite destacar porqué es relevante para el puesto y disipar prejuicios relacionados con los hobbies que hayas incluido.

Crea tu propia web o blog

Hoy en día es muy fácil abrir un blog personal en el que publicar nuestros progresos en cualquier ámbito que nos interese. Por eso, si crees que en tu sector tu interés personal y aficiones puede ser un plus, es recomendable que apuestes por invertir tiempo en el blog. Queda muy profesional incluir un enlace en tu Currículum a modo de portafolio y es la mejor manera demostrar que tus aficiones tienen valor.

GaudiLab || Shutterstock

Pero ANTES de lanzarte a detallar tus aficiones...

Antes de incluir tus aficiones en el currículum averigua si tus aficiones encajan con el tipo de empresa al que vas a enviar tu currículum y su filosofía. Si estás optando a un puesto en una empresa con una estructura muy tradicional, quizás les resulte raro que incluyas tu interés por los videojuegos. Sin embargo, si optas a una empresa creativa, puede ser un plus.

En cualquier caso, ten en cuenta que a lo largo del proceso de selección tendrás que justiciar qué valor añadido aportan tus hobbies a tu perfil profesional y qué habilidades puedes demostrar a través de tus aficiones. Si finalmente no las incluyes pero crees que pueden ser importantes, prepárate para sacar el tema durante la entrevista.