- 19/07/2021

Muchas empresas implantan la jornada intensiva durante los meses de julio y agosto, ya sea de lunes a viernes únicamente los viernes. La jornada especial de verano consiste en realizar la jornada laboral del tirón sin descansos, con la particularidar de que dicha jornada tiene una duración inferior a la realizada durante el resto de meses del año. Si tu empresa ha implantado la jornada intensiva solo para los viernes, tu productividad apenas sufrirá cambios significativos. ¿Pero qué ocurre si pasas de trabajar 8 horas a 7 todos los días y debes trabajar del tirón desde las 8 de la mañana a las 3 de la tarde? Que este cambio puede desestabilizar un poco tu rutina y organización. Para que esto no ocurra y no tengas que hacer horas de más por no haber cumplido los objetivos, te recomendamos que hagas lo siguiente.

¿Pueden pagarse las vacaciones en vez de disfrutarlas?

De Repente || Shutterstock

¿Cómo organizarte mejor durante la jornada intensiva de verano?

Una de las grandes ventajas de la jornada intensiva es que nos permite disfrutar más tiempo del verano (un plus para todos los que tenemos que trabajar en vacaciones y no podemos tomarnos unos días libres). Sin embargo, hay que reconocer que la jornada especial de verano también tiene un hándicap: rompe los esquemas a los que estábamos acostumbrados durante todo el año, y eso puede hacer que seamos más improductivosno organicemos del todo bien nuestro tiempo.

Reformula tus hábitos del sueño

Supongamos que en tu empresa hay horario flexible y en circunstancias normales puedes entrar a trabajar de 8 a 9 y media de la mañana. Esto te da un margen amplísimo para iniciar tu jornada laboral. No obstante, ahora llega el verano y con él la jornada intensiva: para cumplirla debes entrar todos los días a las 8 de la mañana. Sí o sí.


Si no eres una persona muy madrugadora y siempre has entrado a trabajar sobre las 9 de la mañana... es normal que esa horita de menos te duela. Así pues, nuestro consejo es que durante el mes de junio (es decir, un mes antes de la jornada intensiva) comiences a acostarte antes para que el madrugón no sea tan traumático.

Prepárate para asumir una jornada laboral sin descansos

Otra de las grandes desventajas de la jornada intensiva es que ya no puedes sacar el máximo partido a los tiempos de descanso para comer, estirar las piernas o socializar (algo que no solo nos servía para recargar pilas durante la jornada laboral, sino también para marcar el ritmo del día). Para sobrellevar este cambio de la mejor manera posible, desayuna de forma completa antes de trabajar y prepara algún snack (frutos secos, un yogur, una pieza de fruta...) para picar saludablemente si te entra hambre a media mañana.

La tarea prioritaria o la que menos te gusta... al principio del todo

En una jornada laboral normal y corriente solemos disponer de una hora para comer. Esta hora no solo nos permite descansar y recargar pilas; indirectamente también marca un antes y un después en la jornada laboral: el "reseteo", el último empujón productivo antes de acabar el día. Sabiendo que tenemos ese tiempo "de más" es bastante común que releguemos para el último momento esa tarea que tan poco nos gusta. La adrenalina del "me queda una hora únicamente, tengo que acabar esta tarea sí o sí" hace que volvamos a ponernos las pilas en el último momento.

Sin embargo, con la jornada intensiva ya no disponemos de este momento, y cuando se acerca la hora de comer nos damos cuenta de que el día ya ha terminado y esa tarea tan tediosa -pero importante- se ha quedado por hacer. Así pues, lo mejor que puedes hacer para ser productivo durante una jornada intensiva es abordar esa tarea a primera hora de la mañana para olvidarte de ella durante las horas siguientes.

Planifica algo que te motive para después de trabajar

Comer con tus seres queridos, hacer una escapada al monte o la playa, entrenar al aire libre, ir al cine para ver el último taquillazo veraniego, tomar unas cañas con tus amigos... Somos conscientes de que no podrás hacer un plan motivador absolutamente TODOS los días, pero si tienes la oportunidad de hacerlo "abrázate a él" para tener un extra de motivación durante toda la jornada intensiva. Créenos: ser consciente de que tienes un plan motivador después de 7 horas de trabajo ininterrumpido hará que seas más productivo/a y te duela menos no tener descansos a lo largo de la jornada.

  • ¿Te ha servido de ayuda?
  • No