Cuando una persona se enfrenta a las primeras entrevistas de trabajo es común que el miedo se haga presente, el miedo a decir o hacer algo inadecuado que pueda descartar su candidatura a ese puesto de trabajo soñado. Como es bien sabido, el mercado laboral cada vez resulta más y más competitivo, y ser llamado a una entrevista de trabajo puede generar gran nerviosismo y estrés. Así pues, ¿qué es lo que nunca debes hacer en una entrevista laboral? Presta especial atención.

El futuro laboral de un trabajador está en su mano, y conseguir los resultados deseados dependerá en buena medida de la entrevista que realice en la empresa en la que solicita el puesto vacante. Es importante aprender a reforzar tus puntos débiles en la entrevista de trabajo y evitar cometer errores de ningún calibre que pongan en juego el puesto de trabajo, dejándolo caer en las manos de otro candidato.

Lo que no debes hacer en una entrevista laboral

Errores comunes en la entrevista de trabajo

No son pocas las personas que desconocen todos los aspectos y detalles que han de cuidarse a la hora de acudir a una entrevista de trabajo, y ello puede provocar perder oportunidades de empleo verdaderamente interesantes. Aunque no puede decirse que exista ningún manual o guía secreta para tener éxito en una entrevista de trabajo, sí que es cierto que existen diversas recomendaciones para transmitir lo mejor de uno mismo y algunas red flags que alertarán a tu reclutador en la entrevista de trabajo. Aquí tienes algunas de las más dolientes:

Llegar tarde

Nunca llegues tarde a una entrevista de trabajo, sé siempre puntual e incluso llega un poco antes, pero sin excederse. Si llegas tarde demuestras desinterés e irresponsabilidad, si llegas demasiado pronto demuestras desesperación por conseguir el puesto.

baranq || Shutterstock

Ser maleducado/a

Cuida tus modales, sé educado y recuerda apagar el teléfono móvil antes de entrar a la entrevista, evitando dejarlo encima de la mesa a la vista del entrevistador. Nunca digas palabras mal sonantes o vulgaridades.


Mostrarse inquieto

Nunca demuestres estar nervioso, estresado o ansioso. También has de evitar mostrar desgana, pesimismo, arrogancia o desprecio. Recuerda relajarte, mantenerla la calma y sonreír con naturalidad.

Ser lacónico/a

Evita en la medida de lo posible los monosílabos a la hora de responder a las preguntas de la entrevista de trabajo, pero tampoco te extiendas demasiado. Recuerda que aproximadamente la mitad del tiempo ha de hablar el entrevistador y la otra mitad tú. También has de evitar divagar a la hora de responder.

baranq || Shutterstock

No prestar atención al lenguaje no verbal

El lenguaje no verbal es tan importante como el lenguaje verbal, de modo que cuida la postura a la hora de sentarte y mira a los ojos del entrevistador. Intenta no moverte de manera continua de tu asiento y en el momento de entrar no arrastres los pies.

Interrumpir al entrevistador

Deja que hable y te pregunte sin que se produzcan interrupciones por tu parte. Has de esperar el momento oportuno para hablar y contestar a sus cuestiones. No te precipites, mantén la calma y escucha.

Otros errores muy comunes que han de evitarse para no causar una mala impresión y ser descartado de inmediato son los siguientes: acudir a la entrevista con un amigo o familiar, mentir en el currículum, preguntar por el horario, las vacaciones o el dinero, humillarse o mendigar el puesto, criticar a otras empresas o jefes para los que has trabajado, tomar apuntes en la entrevista y no conocer tu propio CV.

Ahora que conoces los principales puntos que debes cuidar en una entrevista de trabajo, todo aquello que no debes hacer para no ser descartado de inmediato, de buen seguro que estás suficientemente preparado para tener éxito en tu entrevista. Y ante todo recuerda… ¡confía en ti!

  • ¿Te ha servido de ayuda?
  • No