- 20/04/2022

Si has sido trabajador y ahora te han ascendido a jefe, lo primero: ¡enhorabuena! Si bien es algo que muchas personas desean, no muchas otras se encuentran conque la situación les agrada del todo. Esto puede deberse a que tienen que enfrentarse con una realidad: es jefe de sus antiguos compañeros de trabajo. ¿Y qué pasa ahora? ¿Cómo me tomo la situación? O, peor aún, ¿cómo debo tratarlos? No te quedes con la duda y consulta las mejores prácticas si quieres ser el mejor jefe con este artículo que hemos redactado.

Nuevo como jefe

Los mejores consejos para ser buen jefe de tus antiguos compañeros

A continuación vamos a darte una serie de consejos que te ayudarán a llegar a ser el mejor jefe de tus antiguos compañeros de trabajo. Sabemos que es algo que a priori genera muchas preocupaciones, por eso es normal que tengas muchas dudas sobre ello y quieras hacerlo lo mejor posible.

1. Asimila tu nuevo puesto

Eres jefe y eso no te lo quita nadie. Asimilar tu posición lo antes posible te hará ver con perspectiva aquello que haces bien y que haces mal. De esta forma podrás ver qué podrás corregir para hacerlo mejor, así como las nuevas relaciones y situaciones a las que deberás de afrontarte.

2. Haz que te vean como uno más

Si bien eres el nuevo jefe, no dejes que te vean como tal, sino como un compañero más al que pueden acudir tal y como hacían antes.

Tu relación con tus compañeros y compañeras no debe cambiar en absoluto, todo lo contrario: debe ser mejor que antes y afianzar aquellas relaciones con las que no tenías del todo mucho roce.

3. ¿Vas a cambiar tu forma de ser con tus antiguos compañeros?

Ya hemos contestado esta pregunta con el consejo anterior, pero te lo volvemos a repetir: no, no debes cambiar tu forma de ser con tus antiguos compañeros. Cuanto antes asimiles tu puesto y previamente asimiles que tus compañeros deben verte como uno más, antes serás visto como un trabajador ejemplar.




Esto puede parecer sencillo, pero para algunas personas puede costarle muchísimo, ya que tiene algunas habilidades comunicativas o sociales menos trabajadas que otras.

4. Trata a todos por igual

Si tenías malos rollos con otras personas anteriormente o tu relación no congeniaba del todo, ahora deberás trabajar porque sea mejor. Debes tratar a todos tus ex-compañeros por igual sin excepción alguna, sea por género, orientación sexual, raza, edad, género, creencias o papel que desempeña, entre otros.

5. Sé justo

No hagas que el autoritarismo juegue una mala pasada y trata a tus compañeros de la manera más justa posible aplicando autoridad desde el lado más humano.

Si surgen conflictos, trata que no salpiquen a muchos y sé justo, pero correcto con las decisiones que tomes. Cuanto menos te involucres en defender posturas, mejor. Así no tendrás a nadie en tu contra.

6. Haz tus funciones de jefe pero como compañero

Lo dicho anteriormente, no des la razón a nadie ni te apoyes en nadie por muy bien que te caiga. Puedes tener buenas relaciones con ciertas personas y te deben ver como un compañero más, pero no dejes que te cojan el brazo cuando extiendas la mano. ¿Entiendes lo que queremos decir?

7. Asimila tus errores

Si te equivocas, si crees que has hecho mal tu trabajo o simplemente que has dado una mala contestación a algún compañero de tu equipo, asimila y rectifica ese error antes de que sea demasiado tarde.

Es de humanos equivocarse, pero ahora eres jefe y tienes más responsabilidad para hacer las cosas de la manera correcta.

8. Intégrate en el equipo

Sé un compañero más e intégrate en el grupo de tus ex-compañeros. Sal a tomarte unas cañas, conversa con ellos como lo hacías antes, diviértete y dejan que vean en ti una persona más allá de un jefe.

No seas el típico jefe que no quiere saber nada de nadie, eso no agrada nada. Eso sí, sin pasarte de la raya.

  • ¿Te ha servido de ayuda?
  • No