26 de enero de 2017

Cambiar de trabajo siempre es una decisión difícil, pero a veces es necesario para seguir creciendo profesionalmente. En muchas ocasiones, nos abruma la rutina y, sin darnos cuenta, no somos capaces de ver más a allá de las tareas que ya controlamos y de las competencias que ya hemos adquirido con la experiencia. Este es un error frecuente entre muchos empleados y una barrera para todos aquellos que desean convertirse en uno de los más destacados de su sector o campo profesional.

Reinvención en el trabajo

Claves para romper con la zona de confort en el trabajo

Cuando una persona lleva mucho tiempo ocupando un mismo cargo en una empresa es posible que llegue un momento en el que note la sensación de estar estancada en aquello que hace cada día. Ese lugar cómodo, seguro y conocido en el muchos trabajadores sienten que se encuentran es lo que se conoce como ‘zona de confort laboral‘ y es lo que, en definitiva, impide mejorar y conseguir nuevas metas profesionales. Entonces, ¿cómo salir de la zona de confort laboral? A continuación, descubrirás unos sencillos pasos para salir de tu zona de confort en el trabajo y dar un paso más en tu carrera profesional:

Stock-Asso || Shutterstock

1. Márcate objetivos difíciles

Hay veces que marcarse metas difíciles puede ayudar a conseguir un objetivo importante que sea, al fin y al cabo, un trampolín profesional en tu carrera. En otras palabras, los objetivos difíciles en una trayectoria profesional son aquellos que, pese a suponer grandes esfuerzos y sacrificios, valen la pena a largo plazo y cuyos beneficios son todavía mayores. Delimitar nuestras metas profesionales a corto y largo plazo, por lo tanto, es un ejercicio muy recomendable.

Por ejemplo, si a pesar de tener trabajo, decides estudiar una segunda carrera, es posible que debas hacer un gran esfuerzo para estudiar día a día a pesar del cansancio y del resto de responsabilidades. Sin embargo, ese esfuerzo se verá recompensado más adelante con los frutos positivos que te aporte esa segunda titulación.

2. Arriésgate siempre

Para salir de la zona de confort laboral y superar tu miedo a cambiar de trabajo es fundamental tomar decisiones que siempre te provocarán inseguridad. Está claro que cualquier paso hacia adelante que decidamos tomar no será posible sin antes dedicar mucho tiempo a valorar los pros y los contras. En la vida laboral también debemos asumir ciertos riesgos, sobre todo cuando queremos dar un giro a nuestra carrera. Es probable que al tomar la decisión de abandonar la empresa para la que trabajas, te sientas culpable o dudes con frecuencia. Por ello, es esencial que valores las ventajas que te aportará un cambio de rutina y todo lo que vas a aprender en el futuro. Al fin y al cabo, lo más importante es trabajar en lo que te gusta, ¿no te parece?

Pautas para venderte en una entrevista de trabajo

Stock-Asso || Shutterstock

3. Apuesta por el coaching

¿Sabías que el coaching podría ayudarte a evolucionar en tu campo profesional? Cada vez más personas contactan con profesionales especializados en procesos de coaching, gracias a los cuales es posible cumplir metas o desarrollar habilidades específicas. Por ello, apostar por el coaching te permitirá adoptar la actitud adecuada para salir de tu zona de confort laboral, mejorar en tu área profesional y explorar nuevos caminos.

4. Busca mejorar constantemente

Aunque lleves mucho tiempo trabajando en una misma empresa, es imprescindible que aprendas cosas nuevas cada día. Aprender un idioma, estudiar otra carrera o profundizar en tus conocimientos sobre un área concreta son algunos de los recorridos que puedes seguir para salir de esa zona de confort tan monótona. Avanzar como profesional no solo tiene que ver con la experiencia laboral, sino también con tus inquietudes por especializarte y seguir aprendiendo cada día algo nuevo y diferente.

¿Qué te han parecido estos pasos para salir de tu zona de confort en el trabajo? Ten en cuenta, además, que cuantas más veces salgas de tu zona de confort laboral, más oportunidades tendrás de aprender y, por tanto, de llegar más lejos en el plano laboral.