- 30/03/2020

Los planes de igualdad son una serie de acciones que implementan las empresas para poder desarrollar distintas medidas destinadas a equilibrar las oportunidades entre mujeres y hombres en el ámbito laboral. Con ellas se busca evitar la discriminación por motivos de sexo. Para que funcionen es importante que los responsables de crearlos sean capaces de definir los puntos en los que deben introducir cambios y mejorar.

Una vez que está claro ese punto de partida, deben desarrollar una serie de objetivos medibles y alcanzables y planificar las distintas acciones necesarias para conseguirlos. Los planes de igualdad deben incluir a todo el conjunto de la empresa. Que exista una cooperación entre los distintos departamentos es fundamental para que estos planes funcionen.

¿Qué medidas debe incluir un Plan de Igualdad?

Es importante tener claro que estos planes no buscan únicamente una mejora de la situación de las mujeres dentro de la empresa si no que se trata de acciones destinadas al conjunto de la plantilla, independientemente de su sexo.

Si se lleva a cabo de una manera adecuada permite introducir mejoras en todas las áreas de la empresa. El proceso debe ser progresivo e integrar una cierta flexibilidad que permita introducir cambios orientados a la optimización de los resultados.

Debe ser un documento práctico que tenga en cuenta la realidad existente dentro de la empresa

No basta con usar medidas generalistas e implementarlas tal cual ya que cada compañía tiene características diferentes que implican que sea necesario establecer acciones distintas. Por ello, para asegurar que un plan de este tipo es realista y en línea con estas necesidades, es importante hacer un análisis previo de la situación existente y marcar un escenario de la situación deseada.


Ha de trabajar por la eliminación total de cualquier tipo de discriminación por razón de sexo

Este plan debe ser un documento que trabaje por la eliminación total de cualquier tipo de discriminación por razón de sexo. Es importante que, cuando se vaya a redactar, los responsables conozcan bien la situación que existe a nivel interno y sean capaces de tener una actitud crítica para plantear todos aquellos casos de discriminación que se hayan producido alguna vez. De esta forma se podrá trabajar para mejorar la situación en el futuro.

Los protocolos y las estructuras de los equipos de trabajo deben estar orientadas a integrar a todos los trabajadores de una forma equitativa e igualitaria

Es fundamental que la empresa desarrolle acciones integradas para conseguirlo y crear espacios de trabajo mucho más agradables para todos. Implementar un código de conducta es una buena idea para transmitir al colectivo empresarial el punto de vista de la empresa y su política en cuanto a cuestiones sancionables en este sentido como pueden ser los casos de acoso sexual o de cualquier otro tipo.

Mediante este código se les ofrece a los trabajadores una línea de actuación clara que les permita identificar actitudes negativas y reprobables y aprender a evitarlas o notificarlas en caso de sufrirlas o ser testigos de las mismas.

Concepto de mentoring

Monkey Business Images || Shutterstock

Además de todas estas acciones para garantizar la unidad y seguridad dentro de la empresa, es importante promover que exista una igualdad de oportunidades en todos los niveles organizativos

Establecer estas medidas permitirá que cualquier persona pueda ascender atendiendo únicamente a criterios relacionados con su profesionalidad y desarrollo dentro de la empresa.

Necesidad de contar con políticas que permitan la conciliación de la vida profesional y personal

Un Plan de Igualdad bien estructurado y que sea consecuente con las necesidades y la realidad dentro de la empresa, permitirá que la situación mejore y todos los procesos que se realicen estén enfocados desde una perspectiva igualitaria y justa para todos independientemente de su sexo.

  • ¿Te ha servido de ayuda?
  • No