2 de Noviembre de 2017

Gran parte de los trabajadores del sector de 40 a 50 años deciden apostar por la formación y el reciclaje profesional, como un método para aumentar sus posibilidades, mantenerse siempre al día de las últimas tendencias en el mercado e impulsar su carrera profesional. Aunque algunos piensan erróneamente que el trabajo para mayores de 40 ya no es tan emocionante, una vez que conseguimos un título universitario o de formación profesional no se acaba nuestro aprendizaje. ¡En absoluto! Si quieres conocer más detalles sobre el reciclaje profesional, no dudes en quedarte con nosotros.

La formación debe ser una constante a lo largo de la vida profesional de una persona. La formación continua es la mejor manera de actualizar nuestros conocimientos y estar preparados para los cambios en cualquier sector empresarial. Hoy día, con el avance de las nuevas tecnologías, este cambio es todavía más patente en la mayoría de áreas profesionales.

¿En qué consiste la formación profesional?

Rawpixel.com || Shutterstock

¿Qué es el reciclaje profesional?

El reciclaje profesional es un concepto íntimamente ligado a la formación y al plan de desarrollo profesional. El reciclaje profesional consiste en reorientar la titulación profesional para adaptarse a los nuevos tiempos y tener más oportunidades de lograr un puesto de trabajo.  Actualizarse profesionalmente requiere de un esfuerzo activo, pues el trabajador ha de obtener nuevos conocimientos y habilidades relacionados con su nueva orientación laboral.

¿Es posible preparar unas oposiciones a los 40?

Monkey Business Images || Shutterstock

7 razones para reciclarnos profesionalmente

La formación y el reciclaje profesional pueden interesar a personas de todas las edades y de cualquier sector empresarial, con trabajo o sin él. Sin embargo, en lo que respecta al reciclaje profesional, los mayores de 40 años deberían ser los mayores involucrados. La crisis económica afectó de forma muy acusada a este colectivo y el reciclaje profesional representa una salida laboral para muchos trabajadores de estas edades que perdieron su puesto de trabajo.

1. Refuerza el nivel de cualificación de los profesionales

Así, evitan el estancamiento y quedarse desactualizados frente a nuevas tendencias y ante la irrupción de tecnologías emergentes. Con la irrupción de nuevas tecnologías, la generalización de Internet y la sucesión de avances técnicos a gran velocidad muchos trabajadores corren el peligro de “quedarse fuera de juego” si no adquieren nuevas competencias relacionadas con las herramientas más innovadoras.

Concepto de Hard Skills

Monkey Business Images || Shutterstock

2. Ayudan a adaptarse al cambio

El reciclaje profesional ayuda a salir de la zona de confort laboral. Las empresas valoran especialmente a los trabajadores que tienen capacidad de adaptarse a las transformaciones y cambios.

3. Mejoran las expectativas de crecimiento en la empresa

Si la formación es realizada por un trabajador en el marco de una empresa donde ya desempeña unas funciones determinadas, sus posibilidades de promoción aumentarán.

4. Aumentan la competencia profesional

Cuanto mayores son las habilidades duras o Hard Skills, es más probable que los resultados de productividad sean mejores. Los profesionales con formación continua suelen responder mejor a los conflictos y son más diligentes en la toma de decisiones.

nd3000 || Shutterstock

5. Aumenta la satisfacción laboral

La formación y reciclaje profesional proporcionan al trabajador más herramientas para conseguir con éxito las metas profesionales a corto y largo plazo que se haya propuesto y afrontar nuevos retos. Ello tiene un claro efecto positivo en la satisfacción personal y motivación laboral.

6. Potencia la confianza y la autoestima

La formación y el reciclaje profesional no sólo proporcionan conocimientos sino también habilidades sociales que pueden servir al profesional en cualquier ámbito de su vida. Compromiso, proactividad o autocrítica son valores relacionados con esta adquisición de habilidades.

7. Ayuda a manejar el estrés

El estrés es una de las patologías a las que se enfrentan muchos profesionales en su puesto de trabajo. Si las habilidades y competencias del trabajador aumentan gracias a la formación y el reciclaje profesional, el trabajador gana en confianza y recursos y es más difícil que situaciones de conflicto y problemas le generen estrés o ansiedad.