- 4/11/2015

La discriminación en el mercado laboral está a la orden del día y el Gobierno británico ha comenzado a tomar medidas. Por un lado, los currículums británicos comienzan a ser anónimos para las empresas y por otro, sólo se especificarán los datos académicos y la experiencia laboral.

El anonimato de los currículums comenzó en Francia y se ha extendido a Reino Unido debido al interés de las compañías por los currículos de personas 100% británicas. Aquellos candidatos que se presentaban a un puesto de trabajo y tenían alguna evidencia inmigrante, eran descartados por algunas empresas sin valorar sus capacidades y preparación profesional.


Además de este tipo de exclusión, existen otras por sexo o por pertenecer a otras etnias como la india y la africana. Por todo ello, los solicitantes de empleo podrán presentar su CV sin foto ni nombre ni apellido reflejando aquella información que tenga que ver exclusivamente con su formación y experiencia.

A esta iniciativa sólo se han unido cuatro empresas comprometidas con una contratación justa y con estrecha vinculación con las finanzas, ámbito laboral y jurídico: KPMG, Deloitte, Virgin Money y HSBC. De esta forma, se intentará de manera gradual alcanzar la igualdad salarial en las empresas y evitar la contratación de nuevos empleados basada en la reputación de haber estudiado en Oxford o Cambridge.

A partir de ahora los candidatos serán seleccionados de manera objetiva por el personal de recursos humanos basándose en las capacidades, habilidades y méritos de cada uno de ellos siendo identificados con un código y sólo se conocerá la identidad de cada uno de ellos al pasar a la entrevista de trabajo, la segunda fase de la selección de personal.

  • ¿Te ha servido de ayuda?
  • No