- 29/04/2022

Si estás trabajando y llevas tiempo en la empresa en la que estás, posiblemente puede que asciendas por múltiples razones. Estos cambios que se producen en entornos laborales son muy frecuentes, haciendo que afecte además al nivel de responsabilidades que tienes que asumir. Por ello, en este artículo vamos a ver algunos consejos que debes saber para estar preparado o preparada para cuando llegue el momento de afrontar tus nuevas tareas y hacerlo bien.

Asumir nuevas responsabilidades

¿Por qué asumes nuevas responsabilidades?

Existen varias razones por las que vas a asumir nuevas responsabilidades en el trabajo. Te indicamos las más comunes a continuación:

  • Existe una renovación de plantilla: tanto como que llegan nuevos compañeros, como que se van.
  • Reestructuración de los puestos.
  • Nuevas responsabilidades asociadas a tu puesto.
  • Nuevos cargos que debes asumir
  • Entre otros.

Para cualquiera de ellos, los siguientes consejos que te daremos a continuación te servirán para afrontar correctamente las nuevas tareas que vayas a tener.

Consejos para asumir las nuevas responsabilidades que tengas en tu trabajo

Cuando te encargan nuevas responsabilidades en el lugar del trabajo, al principio puede ser complicado y puede que te cueste. Por ello, vamos a darte una serie de consejos que te ayuden a adaptarte a esta nueva situación.

1. Asume tu nuevo rol

Si tienes que hacer primero, algo es saber qué es qué responsabilidades estás asumiendo. ¿Es un nuevo puesto de trabajo o simplemente son solo nuevas responsabilidades? En cualquier caso, debes estar agradecido en que confíen en ti en esta nueva aventura, pues denota que tienes talento y habilidades suficientes como para afrontar las adversidades que se pongan por delante.


También puede darse el caso de que no sabes a la perfección cómo gestionar ciertas circunstancias, aunque para ello te recomendamos que pases al siguiente punto.

2. Ten una reunión con tu jefe o colega más cercano

Si has ascendido a un puesto de trabajo o te han asignado otro que no sabes muy bien cuáles serán tus tareas, lo mejor que podrías hacer es tener una reunión con tu jefe/a. En el caso de que seas tú el jefe, apóyate del mando inmediatamente superior o de algún colega cercano.

Recuerda que esta reunión tiene por objetivo saber cuáles serán tus nuevos objetivos, tareas y con qué herramientas cuentas. Por ello, es de suma importancia que hables, converses y reflexiones acerca de lo que vas a realizar, los pasos que debes seguir y cómo deberás desenvolverte. Si tienes dudas, no dudes en preguntar que nadie nace sabiendo.

3. Estudia y tómate tu tiempo

Otra cosa que debes tener en cuenta es la confianza que han depositado en ti. Si la reunión que acabas de tener te ha ayudado, tú también debes poner tu grano de arena e interesarte en aprender a hacer las cosas bien. Para ello, te recomendamos estudiar, impregnarte de lo que debes conocer y prepararte para las nuevas responsabilidades en el trabajo que vas a tener.

Por ejemplo, imagina que te han designado jefe de tecnología en la empresa en la que trabajas. Ahora no solo debes seguir cumpliendo tus tareas como desarrollador, sino que tendrás que saber manejar al equipo para transformar las necesidades del jefe inmediatamente superior a ti en tareas para el equipo, trasladar las sugerencias y quejas de tu equipo, entre otras tareas.

4. Resuelve todas tus dudas cuanto antes

Si sigues teniendo dudas sobre tus responsabilidades nuevas, no dudes en resolverlas cuanto antes para no meter la pata. Equivocarse es de sabios, aunque no debe convertirse en un constante si quieres demostrar profesionalidad ante este nuevo reto que supone para ti.

¿Y cómo podemos resolver las dudas? Si las vías anteriores no han funcionado, siempre puedes contar con el apoyo de tus compañeros: los antiguos y los nuevos pueden ayudarte a asimilar las responsabilidades, dándote a entender qué necesitas, cómo lo debes hacer, etc.

5. Mantente en alerta y no abandones

Puede ser que se te haga cuesta arriba los primeros días que asumes nuevas responsabilidades en la empresa, pero si no muestras empeño y esfuerzo será más difícil aún. Busca el lado positivo: si te han asignado estas responsabilidades es porque te han visto capaz. En caso contrario, deberías hablar con tu superior para evitar que hagas las cosas mal y evitar que te responsabilicen.

No obstante, te animamos a que te sigas esforzando y no abandones tus nuevas tareas, pues seguro que lo harás bien si sigues los consejos anteriores.

  • ¿Te ha servido de ayuda?
  • No