6 de agosto de 2018

Las empresas reciben por cada oferta de trabajo que publican cientos y cientos de currículums. Y, si hablamos de grandes empresas o multinacionales, la cantidad de candidaturas se multiplica considerablemente. Por eso, para los responsables de recursos humanos o seleccionadores de personal, revisar cada currículum y distinguir los que cumplen los requisitos y los que no es una tarea que deben automatizar. ¿Pero qué buscan las grandes empresas en el Curriculum Vitae? ¿Cómo podemos anticiparnos y sorprender a quien lea nuestro CV?

Andrey_Popov || Shutterstock

Cómo hacer un currículum para las grandes empresas

Es por este motivo que muchas veces simplemente echan un rápido vistazo a cada currículum y, solo en caso de que les resulte interesante a primera vista, continuarán leyendo. Si deseas conocer qué es lo que llama más la atención de las empresas y qué puntos o partes del currículum valoran más, presta atención, porque te lo explicamos a continuación:

1. Que sea claro y conciso

Es una de los principales puntos en los que se fijan las empresas o los responsables de seleccionar a los candidatos para entrar a formar parte de la plantilla, que los documentos que tienen que leer y analizar sean claros y concisos. Esto es, que guarden una estructura lógica y cierta coherencia, que los diferentes apartados o subapartados estén suficientemente bien explicados y que, al mismo tiempo, no tengan que procesar demasiadas cantidades de información. Si esta última condición no se cumple, es decir, si uno de los apartados del currículum es demasiado largo, lo más probable es que se pierda el interés.

2. Que ofrezca resultados medibles

Por mucha experiencia o formación que tengas, los reclutadores de las grandes empresas tienen una especie de filtro, que les sirve para identificar, de entre todos los puestos en los que ha estado trabajando el candidato, en cuáles ha conseguido algún logro profesional, algún objetivo que se pueda comprobar. Por eso, no dudes en tratar de extraer este tipo de datos de experiencias anteriores, preguntando a tus antiguos jefes si fuera necesario.

Kinga || Shutterstock

3. Que contenga experiencias relacionadas

También suelen prestar especial atención a las experiencias que tienen algo que ver indirecta o directamente con las funciones que se supone que va a realizar el candidato si finalmente resulta elegido. No se trata de una condición indispensable, pero si encuentran en tu currículum algún puesto similar al que se pretende cubrir, habrás ganado muchos puntos, sobre todo en sectores como el teconológico, por ejemplo.

4. Que esté personalizado

Los reclutadores también buscan que un currículum sea original y específico, porque ello dice mucho de la persona que lo ha elaborado. Por esta razón, si has recurrido a plantillas de CV intenta que el resultado final no sea demasiado parecido al original. Cambia colores, tipo de letra, algunos puntos de la estructura, etc. De lo contrario, es muy probable que el reclutador tenga la sensación, al ver tu currículum, de haberlo leído ya varias veces.

Desarrollo del talento humano en una empresa

Photographee.eu || Shutterstock

5. Que no presente espacios temporales sin cubrir

Aunque parezca mentira, en esto se fijan especialmente las grandes empresas. Y es que un espacio de tiempo en blanco en tu currículum puede significar dos cosas (las dos bastante negativas): que has estado parado, lo que indica cierta dejadez o escasa motivación, o bien que has ocultado alguna experiencia profesional que no quieres mostrar, lo que puede generar desconfianza. Aprende a explicar los vacíos laborales de tu currículum, si este fuera el caso.

6. Que no contenga faltas de ortografía

Los responsables de personal también buscan en un currículum que esté bien redactado y no contenga errores. Si un empleado es capaz de equivocarse en algo tan importante como la redacción de su currículum, es muy probable que también lo haga durante el desempeño de su trabajo.

De media, se tarda unos 25 segundos en determinar si un currículum es apto para continuar en el proceso o no. Un tiempo que es suficiente para detectar si se cumplen todos y cada uno de estos puntos.