- 29/01/2021

Aunque siempre podemos estar en el momento y lugar adecuados y encontrar trabajo rápidamente, lo más habitual es que el proceso de búsqueda de empleo se alargue un poco más de la cuenta: unas semanas, unos meses e incluso años en el peor de los casos. Si te encuentras en alguno de estos tres supuestos y llevas un tiempo buscando trabajo te habrás dado cuenta de que la búsqueda de empleo es un trabajo en sí mismo. No basta con enviar dos o tres currículums todos los dias de manera indiscriminada.

Foto de Vlada Karpovich en Pexels

1. Lo primero: establece un horario de búsqueda de empleo

Exacto; como si de una jornada laboral se tratase. Si te dedicas a buscar trabajo las 24 horas de los 7 días de la semana -es una exageración, pero ya nos extiendes- acabarás quemándote rápidamente, enviando tu currículum de forma indiscriminada (algo que debemos evitar) y, en el peor de los casos, experimentando una enorme sensación de frustración. Todos necesitamos un momento de desconexión con nosotros mismos, nuestras familias o nuestros amigos.

Así pues, si tus obligaciones te lo permiten, reserva unas 7 u 9 horas al día para realizar las siguientes tareas:

  • Consultar los portales de empleo para buscar las ofertas que más te interesan.
  • Enviar candidaturas espontáneas a las empresas que te interesan pero que aparentemente no han publicado ninguna vacante.
  • Agregar contactos profesionales de tu sector que podrían echarte un cable en la búsqueda de empleo.
  • Adaptar tu currículum y tu carta de presentación a cada oferta.


  • Hacer un seguimiento del estado de tu candidatura.

¿Muchas cosas, verdad? Procura condensarlas en estas horas del día (empezando a las 9 de la mañana, por ejemplo) y en cuanto finiquites tus horas trata de desconectar. Teniendo un horario preestablecido te será más fácil no procrastinar ni alargar la jornada de manera excesiva.

2. Envía tu currículum en los momentos más idóneos

Sí, hay momentos que son mejores que otros para enviar tu currículum: los martes, miércoles y jueves frente a los lunes (los reclutadores están "aterrizando" en la oficina después del fin de semana y es posible que tengan otras tareas prioritarias) o los viernes (que, a no ser que el proceso de selección aprepie, suele ser un día en el que el reclutador está finiquitando sus tareas pendientes pensando en el fin de semana).

Si no quieres esperar al martes y prefieres enviar tu CV el mismo lunes puedes emplear los fines de semana para preparar el currículum, la carta de presentación y el mensaje del correo electrónico. Déjalo todo preparado para que el lunes solo tengas que apretar el botón de "Enviar". De esta manera será el primer correo que el recrutador vea cuando abra su bandeja de entrada a primera hora del lunes.

3. Actualiza tu CV a cada oferta de trabajo

Nunca nos cansaremos de repetirlo: es imprescindible adaptar el currículum al puesto de trabajo al que te postulas. Es posible que a lo largo de tu trayectoria tengas varias experiencias profesionales y varios estudios cursados. ¿Te sirve toda esta información en el currículum? No siempre. Añade solo la que esté intrínsecamente relacionada con la oferta.

4. ¿Envío masivo de CV? No, gracias.

Se nota. Se nota cuando envías un correo genérico ("Buenos días. Me llamo [Tu nombre] y soy [Tu profesión]. Aquí les dejo mi CV porque me encantaría trabajar en vuestra empresa"a varias empresas a la vez. Has de personalizar cada correo a cada oferta e incluso añadir información que has investigado de la empresa (sus proyectos, sus logros, etc.)

5. Completa tu "jornada laboral" reciclándote profesionalmente

Si tienes tiempo libre -muchas veces tenemos obligaciones familiares que no permiten destinar nuestros días a la búsqueda de empleo- al finalizar tus horas de búsqueda de empleo y hacer un descanso no dudes en seguir formándote con los cursos y certificados que puedes encontrar por doquier. Muchos de ellos son gratuitos, así que es buen momento para seguir engrosando tu currículum y hacerlo aún más competitivo.

6. Pasa tiempo de calidad con los tuyos

Y también contigo mismo/a. Sé que es muy fácil decir "intenta desconectar aunque te urja encontrar un empleo" pero es importante tener unos pequeños momentos de desconexión para abordar la búsqueda de empleo del día siguiente con las pilas más cargadas.

  • ¿Te ha servido de ayuda?
  • No