- 8/10/2019

Hoy día, son muchas las empresas que, entre los candidatos, buscan habilidades que los hagan destacar. El saber trabajar en equipo, por ejemplo, es una de ellas. Pero también ser un buen líder. Y eso se consigue gracias a las habilidades directivas, es decir, a esas capacidades que logran que seas un trabajador mejor. Las empresas ya no quieren simples trabajadores con conocimiento y experiencia. Quieren emprendedores, personas que sean capaces de enfrentarse a problemas y que sepan lidiar con la solución. En otras palabras, buscan líderes. Y eso implica tener habilidades directivas.

Cómo potenciar tus habilidades directivas

George Rudy || Shutterstock

En el siglo XXI, los nuevos trabajadores tienen habilidades directivas

Podemos decir que el trabajo ha evolucionado. Desde antaño, hasta hoy día, ha habido muchísimos cambios. De unos años a ahora, el paradigma del sector laboral ha cambiado mucho más. Ahora, nos encontramos en una situación muy competitiva laboralmente hablando. Hay muchas personas en paro y muchas que se presentan a una oferta de trabajo.

Por eso, los candidatos que destacan, son los que tienen más oportunidades. Y precisamente, son aquellos que no solo se van a centrar en su trabajo, sino que su personalidad les hace estar pendientes de todo el proceso, que se implican con la empresa y tienen capacidades especiales para ello. Las llamadas habilidades directivas.

Por eso, si quieres ser un buen líder, debes fomentar estas capacidades directivas. Y para potenciarlas, aquí te dejamos algunas claves:

1. Dedica tiempo a tu equipo

Tener un equipo y controlarlo puede ser fácil. Les marcas unos objetivos y sabes que deben cumplirlos. Pero si realmente quieren potenciar esas habilidades para ser mejor líder, vas a necesitar dedicarles tiempo porque, de esa manera, no solo serás un mejor líder, sino que además ayudarás a que tu equipo sea mejor.

2. Eres el líder, pero también te equivocas

Algo en lo que muchos líderes fallan es en creer que siempre tienen la razón. Y no es así. Pedir ayuda no es malo; ni tampoco escuchar lo que tu equipo deba decirte. A veces, dos cabezas piensan mejor que una. Y entre compañeros de trabajo pueden salir grandes soluciones y proyectos que ayuden a mejor tanto tu estatus como también a la empresa.


Psicología de tu jefe

Monkey Business Images || Shutterstock

3. Crea una buena relación con el equipo

En general, con todo el mundo. El objetivo es que todos quieran trabajar contigo porque saben de lo que eres capaz. Un buen líder es la envidia de los demás, y no por ello tiene que estar en un pedestal; puedes ser una persona de a pie, pero con las ideas bien claras, sabiendo lo que quieres de cada persona y buscando la forma de que eso se haga realidad al mismo tiempo que haces crecer a los demás. Tener inteligencia emocional es fundamental en estos casos.

4. Reconoce los logros

Está bien que tu equipo gane. Pero está mejor reconocerlo. Sí, tú puedes ser el líder, pero detrás de ti hay personas que han conseguido ese éxito y que merecen reconocimiento. Así que, siempre que puedas, agradécelo.

Aunque no lo creas, el hecho de estar pendiente de esas personas, de que elogies su implicación, su esfuerzo, es también una habilidad directiva y requiere que lo potencias para mejorar como líder.

¿Qué hace el departamento de formación en una empresa?

g-stockstudio || Shutterstock

5. Los objetivos marcan el camino

Ser un líder implica tener unos objetivos. Y cumplirlos. Si además tienes un equipo, cada persona debe tener un objetivo. Y, al igual que tú, hay que cumplirlo.

Para potenciar las habilidades directivas debes saber aplicar objetivos a tu equipo y también controlarlos para detectar personas con falta de interés, con falta de información, etc. ¿Tu función? Hablar con ellos e intentar reconducirlos. Aunque, en ocasiones, también debas enfrentarte a tener que eliminar a un miembro de tu equipo si no cumple los objetivos.

6. Un buen líder delega y confía

Una de las habilidades directivas que muchos no conocen es la confianza. Esta hay que potenciarla porque ser un líder no quiere decir hacerlo todo uno mismo, sino conocer a los demás y saber lo que cada uno puede hacer.

  • ¿Te ha servido de ayuda?
  • No