- 29/04/2022

Decidiste dejar la empresa en la que estás trabajando por determinados motivos y ahora quieres volver a trabajar en ella. ¿Crees que se puede hacer sin quedar mal? La respuesta corta es sí, y en este artículo repasaremos aquellos aspectos claves que te ayudarán a hacerlo de la forma correcta. No pierdas vista de los consejos que te daremos para que sepas qué hacer para volver a la empresa en la que habías trabajado con anterioridad.

Cómo puedes volver a tu antiguo trabajo

¿Qué te motiva volver a la empresa que trabajaste?

Reconozcamos nuestros errores, es un gran paso para dar inicio a un comienzo alegre y de esto te vas a ir dando cuenta con el paso del tiempo (si no lo has hecho ya). Reconocer los motivos que hicieron que partieses de la empresa en la que estabas para buscar nuevos planes puede ayudarnos a definir qué es lo que te ha motivado nuevamente a volver. Sin embargo, si has vuelto es por algo concreto que ya sabes.

Muchas veces el motivo de nuestra ida es porque pensamos que hemos hecho lo correcto en estar en otra empresa que nos ofrecían mejores condiciones, no obstante las mejores condiciones laborales las hemos encontrado en la empresa en la que actualmente vamos a entrar. No tengas miedo en reconocerlo, pues equivocarse es normal y los humanos lo hacemos mucho. Ahora bien, ¿está en la obligación de readmitirte de nuevo? Pues depende.

  • Si has pedido una excedencia laboral y se te ha pasado la fecha de reingreso, es decisión de la empresa contar contigo nuevamente o no. Es decir, que es ella la que decide rehacerte el contrato con todos los gastos y molestias que ello ocasiona. En caso de querer alargarlo porque la fecha límite es próxima, comunícalo cuanto antes al departamento de Recursos Humanos.
  • Por otro lado, si te habías ido de tu empresa porque habías encontrado en otra mejores condiciones, volver al trabajo anterior puede suponer algo vergonzoso, pero para nada difícil de hacer. Hay muchas personas que sienten pudor o vergüenza reconocer que se han equivocado en lo laboral, pero de hecho es lo más normal que puede pasar y, de hecho, sucede a diario. Eso sí, deberás ganarte la confianza laboral de la empresa con diferentes acciones.
  • Te han hecho una contraoferta para volver. En este caso, las contraofertas son motivos que pueden hacer que vuelvas a la empresa en la que estabas, por lo que estarán orgullosos de que vuelvas y no tiene por qué haber ningún rencor ni reincorporaciones difíciles.
  • En el caso de que quieras volver a trabajar donde te despidieran, lo único que es necesario, es que ambas partes estén de acuerco con eso. No hay tiempo mínimo ni máximo de espera antes de poder volver a trabajar en tu antiguo trabajo.

¿Qué puedes hacer para volver a la empresa en la que trabajaste?

En cualquier caso de los mostrados anteriormente, volver a la empresa en la que habías trabajado tras un receso de poco o mucho tiempo puede ser una tarea ardua si no lo trabajas desde el primer momento. ¿Y tienes dudas sobre en qué deberías trabajar para que la reincorporación a esta empresa sea más llevadera una vez lo hayas hecho? ¡Te contamos!


Restablecer antiguas relaciones

Lo mejor que puedes hacer para trabajar en la empresa en la que estuviste anteriormente es restablecer relaciones personales y profesionales que tuviste con aquellas personas con las que tuviste algo de confianza.

Estas podrían darte pistas de cómo van las cosas en el lugar de trabajo y cómo de factible es volver. Además, te facilitaría el contacto de RRHH o de tu superior/a que podría ayudarte.

Muestra amabilidad y respeto

Si bien es obligatorio que seas amable y respetuoso con todos, muchas personas obvian esta parte y creen que por haber trabajado en una empresa ya les da el derecho de volver a ella cuando quieren.

Las cosas no funcionan así y estés trabajando con un empleado normal o con un jefe/a, deberás ser amable con las críticas o aceptaciones a tu llegada.

Ponte al día en lo laboral

Posiblemente, te has desactualizado con las últimas novedades que hayan sucedido en tu ámbito laboral. Es momento de ponerse al día: leer nuevos artículos, revisar nuevas herramientas, leer aquello que deberías aprender o tomar un curso para no perderte nada.

Demuestra tus ganas de volver

No solo con tus palabras, sino ejemplificando por qué. Compara (sin recriminar) cómo se toman las cosas en el sector y por qué quieres entrar nuevamente en la empresa y toma como referencia tus buenos momentos en la empresa.

Si lo haces por necesidad, al menos ten en consideración tus deseos de entrar para trabajar y desarrollarte profesionalmente, así como tu fiel compromiso.

Acepta las decisiones

Tanto si te niegan la entrada como si te la aceptan con condiciones, acéptalo. Obviamente, puedes negociar aquello que te ofrecen, pero no seas descortés exigiendo más de lo que puedes.

  • ¿Te ha servido de ayuda?
  • No