- 15/11/2017

¿Crees que tu currículum no está a la altura del puesto de trabajo que deseas? ¿Sientes que tu candidatura es rechazada en los procesos de selección para los que te postulas con frecuencia? Saber preparar un currículum atractivo es clave para ganar en visibilidad durante los complejos procesos de selección en los que participan cientos de candidatos. En la mayoría de ocasiones la sutil diferencia entre un currículum ganador y uno que pasa desapercibido radica en pequeños detalles a menudo desapercibidos.

No hay que olvidar que ciertos factores como el estilo de tipografía, la longitud del documento o incluso la fotografía de perfil van a determinar el nivel de atractivo de tu currículum frente al resto. Los procesos de selección son cada vez más profesionalizados, dejando de lado la típica entrevista que se llevaba a cabo por el propietario del negocio, para dejar paso a reclutadores que pueden leer tu Curriculum Vitae especializados en recursos humanos y en psicología laboral.

Datos innecesarios en el currículum

fizkes || Shutterstock

Errores frecuentes en el currículum

Todo este proceso ha favorecido que el currículum se convierta en un documento más a tener en cuenta a la hora de presentar nuestra candidatura. No hay que olvidar que un error en esta fase puede suponer el fracaso total y la pérdida de oportunidades en el trabajo.

Existen una serie de errores frecuentes que se mantienen en gran parte de los currículums que son rechazados por las empresas durante el proceso de selección de candidatos.

1. Fotografía desactualizada o en contexto no profesional




Aunque tradicionalmente se entienda que un currículum con fotografía tiene más probabilidades de ser tenido en cuenta, lo cierto es que no sirve cualquier imagen y en caso de no disponer de una foto actualizada y profesional es más conveniente dejar ese apartado en blanco y apostar por un formato de currículum con únicamente texto.

La razón es que la imagen que proyectamos en nuestro currículum dice mucho de nosotros y de la forma de presentarnos ante los demás. Por ello, uno de los consejos para la foto del currículum es que esta debe tener un fondo blanco y transmitir seriedad, confianza y honestidad. Huye de las fotos tomadas en contexto festivo o de ocio, ya que no dirán nada bueno de ti como profesional.

2. Exceso de adornos y tipografías inconexas

En el lado opuesto al minimalismo está la tendencia a completar el currículum con demasiados ornamentos, del todo innecesarios para valorar la candidatura profesional. Tal es el caso de subrayados a color, viñetas demasiado llamativas o incluso y lo que es peor, tipografías de diferentes estilos y tamaños de letra que entorpecen la lectura del documento.

3. Faltas de ortografía

No hay nada peor que un currículum con faltas de ortografía o gramática que evidencian una carencia de atención por parte del profesional, a la hora de compartir un documento que no estaba terminado ni revisado. Recuerda revisar tu currículum antes de enviarlo y corroborar que efectivamente todos los términos están correctamente descritos.

4. Ausencia de información de interés

En los últimos años la tendencia de la "titulitis" ha favorecido la aparición de currículums llenos de titulaciones y cursos carentes de interés para el reclutador.

El truco no está en cumplimentar hojas porque sí. Ten en cuenta que la información que recoge el currículum debe ser un resumen ordenado de aquellas cualidades, capacitaciones y actitudes que te convierten en un candidato idóneo para ese puesto profesional. Si quieres añadir ejemplos de trabajos previos, portafolios u otro tipo de documento acreditativo, inclúyelo como un anexo a parte.

  • ¿Te ha servido de ayuda?
  • No