- 11/11/2020

Aunque el teletrabajo tiene muchas ventajas para el trabajador (una mayor flexibilidad horaria, la reducción de los gastos en desplazamiento a la oficina, una mayor conciliación laboral-familiar...) en ocasiones la sensación de aislamiento y la dificultad para desconectar del todo cuando trabajamos desde casa pueden poner en jaque nuestra salud mental con la aparición de síntomas de ansiedad, Burnout o incluso depresión. Para evitar a toda costa estas posibles consecuencias negativas del teletrabajo es necesario cuidar de nuestra salud mental mientras teletrabajamos. ¿Y cómo podemos hacerlo? Con los consejos que te proponemos a continuación.

Cómo cuidar de tu salud mental cuando trabajas desde casa

Cuando trabajamos por primera vez desde casa solemos preocuparnos por mantener los mismos niveles de productividad que teníamos cuando trabajábamos en la oficina y nos preguntamos qué podemos hacer para evitar las distracciones propias del hogar (ruidos, procrastinación, personas con las que convivimos, etc.) Sin embargo, es casi más importante reflexionar sobre los cuidados que podemos llevar a cabo para salvaguardar nuestra salud mental en un entorno de mayor aislamiento al que podemos tener en la oficina.

Acondiciona un espacio ergonómico para teletrabajar

Siempre que sea posible convertiremos un rincón de nuestra vivienda en nuestro espacio de trabajo. Dado que no siempre es posible disponer de un despacho o una habitación aparte para tales funciones -que sería lo ideal- sí podemos elegir un espacio bien iluminado y ventilado y reservarlo exclusivamente para trabajar a distancia. Puede ser una mesa amplia en el salón o la cocina.

Para asegurarte de tener un espacio de trabajo ergonómico ajusta tu mesa de trabajo y ponla a una altura desde la que seas capaz de realizar tus tareas con una posición corporal correcta. Asegúrate también de tener el suficiente espacio para cambiar de posición corporal cada cierto tiempo.

Sabemos que puede resultar tentador trabajar desde la cama o sofá, pero a la larga no es lo más recomendable. No solo por las dolencias físicas que podemos tener (la espalda, el cuello, etc.) sino porque a la hora de trabajar desde casa es importante separar los espacios de las rutinas: Sofá y cama = Tiempo libre; Despacho o mesa de trabajo = Jornada laboral.

Las pausas, imprescindibles

Puede que prefieras hacer tu jornada del tirón para acabar cuanto antes y tener más tiempo para ti, pero es importante que hagas al menos dos paradas a lo largo de tu jornada laboral (especialmente si esta es de 8 horas): una para almorzar o estirar las piernas; otra para comer tranquilamente (y NO delante del ordenador). ¿Nuestro consejo? Sal un ratito al exterior aunque solo sea para estirar las piernas y respirar aire fresco. Lo notarás.

No te aísles

Seas una persona más o menos social, más o menos extrovertida, lo que parece claro es que todas las personas necesitamos momentos de socialización y esparcimiento, por pequeños que sean. Así pues, procura estar en contacto con tu familia, tus amigos o compañeros de trabajo (una llamada telefónica, una conversación de WhatsApp, una videollamada, una quedada en el exterior siempre que las restricciones sanitarias lo permitan...)

¿Cuáles son las claves para elegir la mejor formación a distancia?

LightField Studios || Shutterstock




Planifica un horario realista y cíñete a él

Es ley de vida: no todos los trabajadores somos igual de productivos en todas las franjas horarias. Hay personas que son productivísimas tras el primer café de la mañana y otras, en cambio, tienen un estallido de productividad justo después de comer. Así pues, siempre que el trabajo lo permita -todo va a depender del puesto de trabajo que desempeñes, claro está- adapta tu horario de trabajo a tus momentos de mayor productividad laboral.

Apaga el móvil de empresa al finalizar tu jornada laboral

Desconocemos si tienes móvil de empresa o si en tu contrato de trabajo figura claramente que debes estar pendiente del móvil al acabar tu jornada laboral. Sin embargo, si en tu contrato no figura esta cláusula no dudes en apagar tu móvil de empresa cuando finalices la jornada. Uno de los puntos en los que hace especial hincapié la ley reguladora del trabajo a distancia es en el derecho a la desconexión digital. ¿Por qué? Porque un teletrabajador que no desconecta ni un solo momento del día tiene muchas papeletas para quemarse con el trabajo o experimentar síntomas de ansiedad.

Consejos y recomendaciones si estás desempleado

Money Man || Fuente

Planifica tus comidas y no comas delante del ordenador

Dado que a muchas personas les relaja cocinar, hacer una pausa en la jornada para preparar la comida y comer con tranquilidad puede sentar muy bien a nivel anímico.

Sin embargo, para muchas otras personas puede resultar un auténtico engorro tener que parar para tal fin. ¿Su solución? Hacerse un bocadillo rápido con lo primero que pillan en la nevera o llamar a Just Eat o Glovo para que les traigan algo a casa. Esto, sin embargo, no puede ser la norma diaria.

Así pues, si no te gusta cocinar y/o piensas que pausar tu jornada laboral para tal fin es una completa pérdida de tiempo, te aconsejamos que prepares tu tupper la noche anterior del mismo modo que si acudieras a la oficina.

Foto de Ivan Samkov en Pexels

Dosifica la información

Si el motivo por el que teletrabajas es un nuevo confinamiento, un aislamiento preventivo por haber estado en contacto con un positivo por covid-19 o una medida de tu empresa para evitar posibles contagios en la oficina no es lo más conveniente que estés revisando la prensa o las redes sociales cada dos por tres.

Aunque aparentemente no notes "nada extraño" cuando lees una noticia relacionada con la COVID o consultas las nuevas cifras de contagios o decesos la sobreexposición informativa en un contexto tan extremo como este puede acabar haciendo mella en tu salud mental. ¿Nuestro consejo? Si quieres estar informado/a al respecto resérvate un momento del día (al despertar o a la hora de comer, por ejemplo) para leer la prensa o consultar tu cuenta de Twitter.

¡OJO! Aunque estos consejos pueden ayudarte a cuidar de tu salud mental mientras teletrabajas, si no te encuentras bien o notas que estás más nervioso, ansioso o irascible de lo normal, no dudes en buscar ayuda profesional. Nadie mejor que un psicólogo para ayudarte a sobrellevar este contexto tan complicado.

  • ¿Te ha servido de ayuda?
  • No