- 30/07/2017

Se trata de uno de las incógnitas más frecuentes en el ámbito laboral, cuya solución es la más buscada por los trabajadores que están comenzando su carrera profesional o bien por los que llevan años esperando un cambio: ¿cómo se consigue ascender en el trabajo?

En la mayoría de los casos, dejar pasar el tiempo y que los años transcurran mientras tú realizas tu trabajo de manera normal no es suficiente para mejorar en la empresa o para conseguir un aumento de sueldo. De hecho, muchos expertos aseguran que no existe un camino ni una receta ideal para lograr un ascenso, y que ello solo puede suceder si se usan las dosis exactas de observación, atención, audacia y buenas apariencias.

Sin embargo, sí puedes tener en mente una serie de pautas o trucos para lograr ese anhelado ascenso. Presta atención, porque aquí puedes encontrar lo que necesitas cambiar en tu día a día laboral para que tus superiores por fin se planteen mejorar tu posición.

Motivos para ascender de puesto de trabajo

¿Por qué pueden tus jefes querer ascenderte? Ponerse en su lugar es la mejor estrategia para tratar de averiguar qué es lo que esperan de ti y cómo puedes dárselo. Los motivos pueden ser varios:

  • Ser el mejor preparado.
  • Tener actitud emprendedora.
  • Contar con dotes de liderazgo.


¿Cómo conseguir un ascenso en el trabajo?

Ya sabemos qué razones pueden ser las que lleven a tu empresa a considerar que tú eres el candidato idóneo para un ascenso, pero ¿qué debes hacer exactamente para llamar su atención? A continuación, te damos algunos trucos.

  1. Nunca dejes de aprender: no basta con que domines las tareas propias de tu puesto de trabajo. Si mantienes la mente abierta y tienes hambre de nuevos conocimientos, proyectarás una imagen mucho más comprometida. La empresa valorará que quieras seguir formándote para aportar lo mejor en tu trabajo. En este sentido, no tengas miedo de interesarte por diferentes cursos de formación o másteres que puedes cursar mientras estés trabajando.
  2. Cuida la relación con tus compañeros: demostrar que tienes don de gentes y que sabes relacionarte y negociar con tus compañeros siempre será un punto a favor para ti. De hecho, los jefes más valorados hoy en día son los que son capaces de escuchar y atender todas las necesidades de sus empleados, con el objetivo de sacar de ellos lo mejor.
  3. Comunícate de forma eficaz: muy relacionado con el punto anterior, las dotes de comunicación son prácticamente imprescindibles en cualquier líder. Explicar de forma sosegada cada punto de vista y fomentar el diálogo, igual que expresarte con claridad, son acciones que te abrirán muchas puertas.
  4. Crea, aporta ideas y soluciones: nunca llamarás la atención si no eres útil en la resolución de conflictos. Ser imaginativo y crear valor es la base del éxito. Piénsalo, los mandos superiores están cansados de presenciar reuniones en las que siempre se tratan los mismos temas y se trata de resolver de la misma forma los mismos problemas. Aporta un toque creativo en esos momentos y tendrás mucho ganado.
  5. Mantén la calma, sobre todo en los momentos de más presión: tener la mente fría en los momentos en los que más se necesita también te ayudará mucho. Las buenas ideas no surgen de un estado de nervios.
  6. Aprovecha todas las oportunidades, pero sin ser demasiado ambicioso: deberás encontrar el equilibrio entre tu objetivo y el beneficio general de tu equipo o empresa. Sin perder de vista esto último, no descartes ningún cambio sin pensarlo bien, y aprovecha cualquier viaje de negocios, reunión improvisada o cursillo intensivo para dar tu mejor versión. Nunca sabes cuándo puede llegar tu momento.
  • ¿Te ha servido de ayuda?
  • No