-- publicidad --

El cobro de las pagas extras es un derecho reconocido en el artículo 31 del Estatuto de los Trabajadores, que establece que cualquier trabajador, sea cual sea su puesto de trabajo, tiene derecho a percibir gratificaciones o pagas extras al año. Lo más habitual es que dichas pagas extras las abone la empresa a los trabajadores en verano y en Navidad, que es cuando se considera que los gastos de las familias aumentan.

Sin embargo, las empresas pueden decidir prorratear las pagas extras, en lugar pagarlas de golpe dos veces al año. Te explicamos a continuación en que consiste ese prorrateo de las pagas extraordinarias.

¿Qué es el prorrateo de las pagas extras?




Lo primero que hay que tener en cuenta a la hora de hablar del prorrateo de las pagas extras es que el salario anual no se ve afectado en función de la modalidad que la empresa escoja. Al final, la cantidad percibida será la misma. La diferencia consiste en que en lugar de percibir 14 mensualidades (las 12 habituales más las dos extra), el trabajador percibe 12, y en ellas se reparte la cantidad correspondiente a las dos pagas extras.

A pesar de que la cantidad final, como decimos, es igual, sí existen algunas diferencias, así como ventajas e inconvenientes, en el sistema de prorrateo de las pagas extra. Por un lado, para la empresa supone una ventaja por poder prever de forma más clara los gastos anuales y disponer de una mayor tesorería mes a mes. Y, por otro lado, las pagas extras prorrateadas suponen una desventaja o una dificultad a la hora de calcular el finiquito, en caso de que un trabajador sea despedido o abandone la empresa a mitad de año.

Recuerda que es importante, al consultar el salario mensual de un determinado puesto de trabajo, saber si las pagas extras están incluidas (prorrateadas) o no.

  • ¿Te ha servido de ayuda?
  • No