-- publicidad --

Es casi inevitable ponerse nervioso antes de una entrevista de trabajo. Muchas personas sudan, tartamudean o toquetean un objeto para intentar relajarse mientras el reclutador realiza las preguntas pertinentes. En muchas ocasiones, los nervios en la entrevista de trabajo juegan una mala pasada y acaban por traicionarnos destruyendo nuestras oportunidades. Sin embargo, hemos de tener presente que si hemos conseguido llegar a la fase de la entrevista de trabajo es porque nuestro curriculum ha causado buena impresión a los responsables de selección de personal y ya tenemos un pie en la empresa.

fizkes || Shutterstock

Trucos para evitar los nervios ANTES de la entrevista de trabajo

Es cierto que el pico máximo de nerviosismo suele aparecer en el mismo momento de la entrevista, pero también es verdad que puedes hacer una serie de ejercicios previos para reducir esta sensación y enfrentarte con más seguridad a la entrevista de trabajo.

Ante todo, normaliza tu nerviosismo

Como lo lees. Sentirse nervioso o ligeramente ansioso ante una entrevista de trabajo es lo más normal del mundo; hasta el candidato más capaz y exitoso se ha sentido así en alguna ocasión. Así pues, normalizar tus nervios es el primer paso para controlar la situación.

Ten en cuenta que la decisión final no va a depender al 100% de ti, que no vas a poder controlar todas y cada una de las cosas que ocurran en la entrevista, así que procura centrarte únicamente en las cosas de las que SÍ tienes control: tu manera de hablar, tu forma de expresarte, la claridad con la que enumeras tus logros y experiencias anteriores, etc.

Prepara la entrevista de trabajo

Por supuesto, una buena preparación es clave para ganar seguridad en la entrevista de trabajo. Aunque no haya dos entrevistas iguales -y algunos reclutadores puedan jugar con el factor sorpresa en el proceso de selección- estos son los puntos que deberás preparar sí o sí para ganar seguridad en ti mismo/a y reducir tu sensación de nerviosismo:

  • Conoce la historia y los principales proyectos de la empresa 👉 Es posible que pregunten tu opinión sobre la trayectoria de la compañía.
  • Conoce tu Curriculum Vitae a la perfección 👉 Te preguntarán sobre tu experiencia, formación, logros y posibles vacíos laborales en el CV, así que debes saber defenderlo sin titubeos.
  • Reflexiona sobre tus puntos fuertes como profesional 👉 No solo te preguntarán por ellos; también querrán que verifiques tus puntos fuertes con algunos ejemplos.
  • Refuerza tus puntos débiles como profesional 👉 Cuando el reclutador pregunte por tus debilidades no esperará únicamente que las enumeres, sino que las presentes como oportunidades de mejora.

George Rudy || Shutterstock

Imagina que tu entrevista no es más que una simple reunión

Cuando nos sentimos nerviosos o ansiosos tendemos a dejar volar nuestra imaginación e imaginar las peores situaciones posibles: que la entrevista sea un fiasco, que el reclutador nos haga las preguntas más disparatadas, que empecemos a tartamudear, que no consigamos defender nuestra candidatura, etc.

Sin embargo, y ya puestos a fantasear, ¿por qué no nos hacemos la vida más fácil y pensamos simplemente en que vamos a una reunión de trabajo totalmente inofensiva? Una reunión rutinaria en la que tengas que defender un proyecto frente a la opinión de tus compañeros de trabajo.

Practica tu discurso delante del espejo e incluso grábate en vídeo

¿Sabías que uno de los errores más frecuentes en una entrevista de trabajo es manipular algún objeto mientras interactúas con el reclutador? A veces nos tocamos la cara, el pelo, un bolígrafo e, incluso, el curriculum, acciones que delatan una gran inseguridad. Por ello, una forma de controlar los nervios en la entrevista de trabajo, es ser consciente de ello y practicar posturas frente a un espejo o con amigos o familiares para aprender a ubicar nuestras manos y nuestro cuerpo frente al interlocutor. Así, conseguirás demostrar mayor seguridad y confianza durante la entrevista.


La mirada perdida es otro de los grandes errores que se cometen durante las entrevistas de trabajo. Te recomendamos que te grabes en vídeo para visualizar tus reacciones y corregir esos movimientos cuando interactúes con el seleccionador. Es importante que seas consciente de todos estos impulsos y practiques para intentar minimizar su efecto. El lenguaje no verbal en una entrevista de trabajo puede resultar fundamental para la selección. Relájate, preséntate con una sonrisa y muéstrate seguro y positivo.

Cómo acreditar tu experiencia profesional

BONNINSTUDIO || Shutterstock

Prepara los documentos que llevarás

Lo más lógico es que el reclutador tenga tu currículum y tu portfolio, pero nunca está de más anticiparse y preparar una carpeta con los documentos más imprescindibles. Recuerda: nunca des nada por hecho.

Reúne una copia de tu currículum, carta de presentación y carta de recomendación de tu empresa anterior (si cuentas con ella). Prepara también las fotocopias de los títulos y certificados que acrediten tu formación académica y conocimiento de idiomas. Por último, y aunque cuentes con un portfolio en papel, también es recomendable que lleves contigo un USB con tus mejores trabajos. De esta manera siempre tendrás la oportunidad de enseñárselos al reclutador para reforzar tus logros.

Con este ejercicio de preparación estarás haciendo un repaso a tus mejores bazas de cara a la entrevista de empleo. Esto te tranquilizará y te recordará por qué eres un candidato más que válido para el puesto.

Duerme bien

Sí, puede parecer un consejo bastante obvio, pero lo cierto es que el descanso es fundamental para tener un buen rendimiento en la entrevista. Si tienes problemas para conciliar el sueño porque no dejas de darle vueltas al momento de la entrevista, te aconsejamos que cierres los ojos y realices ejercicios de respiración justo antes de irte a dormir.

Consejos para triunfar en una entrevista laboral

Dean Drobot || Shutterstock

¿Y DURANTE la entrevista de trabajo? ¿Qué puedes hacer para tranquilizarte?

Vale; ha llegado el momento de la entrevista de trabajo, el momento de la verdad. ¿Qué puedes hacer para acabar con ese pequeño atisbo de nerviosismo que probablemente te quede en el cuerpo? Seguir los siguientes consejos:

Tómate tu tiempo en responder

No; no es necesario contestar justo un segundo después de que el reclutador formule su pregunta. Dedicar 4 o 5 segundos en responder es una táctica que funciona, ya que así tendrás un pequeño lapso de tiempo para ordenar tus ideas y enunciarlas de la mejor manera posible.

Habla con claridad

Para evitar los nervios en la entrevista de trabajo es muy importante hablar claramente, sin tartamudear. Los nervios, en especial durante la primera entrevista de trabajo, pueden hacer que nuestras palabras salgan disparadas de nuestra boca, casi sin pensar realmente en lo que queremos decir. Trata de ser breve, no hables rápido y evita los detalles innecesarios. Además, el tono de voz debe ser pausado, claro y relajado cuando vayas a contestar las preguntas de la entrevista de trabajo. Si lo prefieres, puedes practicar antes con algún familiar o amigo para corregir tus errores.

Ataja esa incómoda sudoración de manos

Asimismo, la tensión y los nervios pueden hacer que aparezcan los sudores. En estos casos, es aconsejable tener a mano un pañuelo o "klinex" para secar las manos disimuladamente, utilizar un desodorante que no transpire en la ropa o llevar una chaqueta que no refleje fácilmente el sudor. El truco para evitar los sudores en la entrevista de trabajo es intentar que no se perciban. Si te tiemblan las manos, prueba a cruzar los dedos y posarlas sobre tus piernas.

  • ¿Te ha servido de ayuda?
  • No