-- publicidad --

A la hora de afrontar una entrevista de trabajo, cada persona tiene sus trucos, sus estrategias y sus métodos para lograr transmitir lo mejor de sí. En principio, no hay ningún manual escrito que sirva de guía infalible para lograr la entrevista perfecta. Sin embargo, sí hay un listado de cosas que debes evitar a toda costa si no quieres echar a perder tu oportunidad.

Errores que no se deben cometer en una entrevista de trabajo

Preparar una entrevista implica dos cosas: la primera, tener en cuenta las posibles preguntas que nos pueden hacer para responderlas lo mejor posible; lo segundo, tener un esquema mental de lo que nunca debemos hacer en una entrevista. Dado que muchas veces es más fácil aprender de los errores que de las experiencias que todavía no hemos experimentado, te proponemos un listado con las equivocaciones más comunes de los candidatos (equivocaciones que, sí o sí, tendrás que evitar):

Llegar tarde

La falta de puntualidad cuando ni siquiera has comenzado a trabajar ya da mala imagen de ti. Por regla general es recomendable llegar unos 5 o 10 minutos antes de la hora a la que estás citado, para evitar imprevistos que te hagan llegar tarde. Si no sabes llegar al sitio, infórmate antes de salir.

Presentarte mal vestido o sin arreglar.

La imagen dice mucho de ti, así que cuando te presentes en una entrevista, ten en cuenta la imagen de la empresa y arréglate conforme a ella. No es necesario ir siempre de traje, esto depende de cada empresa, pero si que hay que procurar mostrar una imagen profesional y fiable.

Ir acompañado

Aparecer en la entrevista acompañado de amigos, padres, familiares, da imagen de poca independencia e iniciativa. Evítalo.

Provocar interrupciones

Siempre que acudas a una entrevista de trabajo asegúrate de tener apagado el télefono móvil o celular, ya que podría sonarte en mitad de la charla, provocando una situación incómoda. Mentalízate: en ese momento no hay nada más importante que la entrevista.

Mostrar los nervios, la ansiedad o el estrés

El lenguaje corporal también cuenta para el entrevistador, así que evita cualquier gesto que denote tu estado de ánimo, especialmente si éste es negativo: morderse las uñas, revolverse en la silla, dar golpecitos con el bolígrafo...

Estar pendiente del tiempo




Mirar constantemente el reloj da imagen de ansiedad y de que se tienen cosas más importantes que hacer. Relájate y muéstrate confiado.

Mostrar desgana, desprecio o pesimismo

No importa que realmente no sea lo que esperabas o haya cosas que no estés de acuerdo, procura ser positivo y ver la cara buena de cada situación. Sonríe y procura crear empatía.

Centrarse en el tema económico

La entrevista de trabajo no es el momento adecuado para negociar las remuneraciones ni los salarios. Centrarse demasiado en el aspecto monetario causa una mala imagen ante el entrevistador y puede ser contraproducente. Si es necesario, pregunta, pero sé discreto, no parezcas ansioso.

Mentir

Es muy tentador exagerar o mentir acerca de las responsabilidades que has asumido a lo largo de tu trayectoria profesional. Si tienes alguna carencia profesional, es mejor que destaques tu motivación para aprender que una experiencia inexistente. Tarde o temprano descubrirán la verdad y eso no sólo es motivo de descarte automático si no también puede ser causa de despido.

Ser descortés

Agradece a la empresa y al entrevistador la oportunidad que te brindan, resalta los aspectos positivos y olvida los reproches.

Y un error más...

No hacer nada después de la entrevista

Una vez ha acabado la entrevista todavía puedes hacer algo para que tu candidatura destaque sobre las demás. Así que si quieres ganar algún punto extra, recuerda enviar un email de agradecimiento a la persona responsable de recursos humanos para agradecerle la oportunidad de conocerlos personalmente.

  • ¿Te ha servido de ayuda?
  • No