-- publicidad --

La formación académica es, sin duda, uno de los apartados más importantes del curriculum vitae. En general, la formación se puede clasificar en formación reglada, referida a las titulaciones oficiales, y formación complementaria, relacionada con cursos específicos, seminarios, jornadas, etc. A la hora de redactar estos apartados, los expertos recomiendan empezar por la formación que más interesa destacar, como son los estudios universitarios, cursos de posgrado o similares, mientras que para escribir la formación complementaria en el CV es conveniente incluir solo aquella que guarde relación con el puesto de trabajo que se desea solicitar o que puedan ser de interés para la empresa.

Por ejemplo, si estás buscando trabajo como asistente de Marketing, no es necesario que incluyas en tu formación complementaria los cursos de cocina, baile o doblaje. Añade solo los cursos o los seminarios relacionados con este área profesional en concreto. Recuerda también indicar la fecha de inicio y de final de cada uno de los cursos realizados, su duración en horas y el centro o la institución en la que los impartieron.

Si no sabes qué poner en la formación complementaria del curriculum, a continuación vamos a darte una serie de indicaciones para que puedas redactar este apartado en tu hoja de vida y captar así la atención del reclutador.

Consejos para redactar la formación complementaria en el CV

¿No sabes exactamente cómo redactar la formación complementaria en el CV? Además de tener en cuenta los requisitos de la oferta de trabajo a la que envías tu curriculum, deberás valorar si tu perfil profesional se adecua a la filosofía de la empresa y en qué medida los cursos complementarios que quieres añadir pueden ayudar a reforzar tu candidatura.

Sigue leyendo para conocer algunas recomendaciones que te ayudarán a decidir qué poner en el apartado de formación complementaria del CV y cómo acertar en la información que incorporas:


  • No es necesario que incluyas todos los cursos que has realizado a lo largo de tu carrera profesional. Como ya hemos señalado anteriormente, indica solo aquellos que se relacionen con la oferta de trabajo que te interesa.
  • Indica las actividades formativas de corta duración (cursos, seminarios, jornadas, autoformación en casa, etc.). Especifica la fecha de realización, la duración en horas, el nombre completo del curso o de la actividad y el organismo organizador.
  • No escribas en este apartado las actividades formativas de larga duración, como son los estudios universitarios, los ciclos formativos o los cursos de posgrado. Estos estudios deben indicarse en el apartado de la formación general o reglada.
  • También puedes incluir tu formación en idiomas o informática, siempre y cuando se corresponda con un nivel de conocimiento inicial. Si manejas bien un idioma o tienes amplios conocimientos en programas informáticos concretos, mejor destácalos en apartados independientes de tu CV.
  • No te olvides de señalar los cursos de idiomas que hayas realizado en el extranjero, junto con el número de horas de duración y el país en los que tuvieron lugar.
  • No incluyas en el curriculum un curso o seminario si no recibiste el certificado de finalización en su momento. En ocasiones, los reclutadores piden que justifiques tu asistencia a estos cursos con un certificado oficial por parte del organismo que los organiza. Además, es posible que debas llevarlo contigo el día de la entrevista de trabajo para demostrar que participaste en ese curso o seminario en particular.
  • Si estás asistiendo a un curso en el momento de enviar tu curriculum a la empresa, añádelo. A las empresas les interesa conocer las inquietudes profesionales de los candidatos y, además, demostrarás que eres una persona proactiva, dispuesta a seguir aprendiendo y desarrollándote dentro de tu sector profesional.
  • ¿Te ha servido de ayuda?
  • No