- 25/06/2020

La mejor opción para mostrar tu experiencia, tus conocimientos y tu trayectoria laboral es construir un portfolio de trabajo. A la hora de buscar trabajo, la realidad es que te enfrentas a otras muchas personas que son tan competitivas como tú. Por esta razón, deberás diferenciarte y presentarte de una manera concisa y original. Si aportas un valor añadido, seguro que te tienen en cuenta y acabas consiguiendo ese trabajo que tanto estabas buscando o para futuras candidaturas.

En primer lugar, el portfolio se trata de un documento o dossier que reúne los mejores trabajos que has realizado en tu trayectoria laboral. Constituirá el documento adicional que añadirás junto al currículum. De este modo, podrás enviarlo y presentarlo cuando tengas una entrevista de trabajo.

¿No sabes cómo debes diseñarlo? Las opciones son muy extensas: puedes hacerlo de forma digital, impresa o crear un sitio web. Si te decantas por las dos primeras opciones, puedes unirlo al archivo de tu currículum para que todo esté en un único documento. Para ello, puedes utilizar una herramienta para unir archivos pdf. En el artículo de hoy, te damos algunas pautas para que diseñes el portfolio perfecto. ¿Comenzamos?

Tips para diseñar un portfolio de trabajo

La mejor forma de presentarte a una empresa o proyecto es a través de tu trabajo. Por tanto, tener un portfolio actualizado será indispensable. ¿Por dónde debes empezar y cómo debes estructurarlo?

Establece el público y los objetivos

Antes de ponerte a diseñar y seleccionar el contenido, primero deberás tener en cuenta a quién se dirigirá y qué quieres conseguir. Es decir, determina el público y los objetivos. ¿Quieres encontrar trabajo, buscar nuevos clientes o presentarte como profesional freelance? Esto te ayudará a saber cómo lo vas a desarrollar y presentar.

Incluye una descripción personal y creativa

Como en cualquier otro proyecto, hay una historia y un contenido que contar. Por tanto, en este caso, tú serás el protagonista. Describe cómo eres como persona y como profesional, cuál es el trabajo que realizas, tus habilidades, tus características y tu valía profesional.

Selecciona tus mejores proyectos

Siempre es mejor escoger materiales de calidad antes que optar por la cantidad. De nada sirve que añadas 20 trabajos si muchos de ellos no han sido representativos en tu trayectoria. Por ello, deberás buscar los mejores trabajos que hayas realizado y que muestren tu experiencia y tus habilidades.

Contextualiza los trabajos que presentes




Además de añadir los trabajos, es importante que los expliques de forma concisa y sintética. Para ello, puedes estructurar un pequeño índice:

  • Fechas de duración
  • Los objetivos que buscaba el cliente
  • Las soluciones que le aportasteis
  • Resultados

Utiliza diferentes recursos

Puedes recurrir a diversos recursos y herramientas para hacer el contenido más atractivo. Además del texto y las imágenes, puedes usar vídeos en caso de que sea digital o incluir infografías por ejemplo para contextualizar los trabajos.

Actualiza el portfolio

No servirá de nada tener un portfolio de trabajo, si luego no lo actualizas. Por tanto, si trabajas en un proyecto interesante, no te olvides de incluirlo o modificar las cosas que ya no sean tan esenciales.

Dale visibilidad

La función principal de un portfolio es incluirlo junto a tu currículum. No obstante, también puedes promociona tu trabajo en tus redes sociales o entre tus contactos. Por ejemplo, Linkedin es una de las redes más indicadas para visibilizar tus trabajos.

Teniendo en cuenta todos estos aspectos, podrás construir un portfolio que aporte un valor añadido a tu trayectoria profesional. ¡Porque a la hora de buscar trabajo la innovación y la creatividad nunca deben faltar!