- 23/06/2020

Lo que debes saber sobre el contrato laboral

djile || Shutterstock

Después de la etapa de búsqueda de trabajo, llega el momento más esperado: la firma del contrato laboral. Este documento hace efectiva la relación que existe entre una empresa y un trabajador. No obstante, antes de la firma del mismo, es esencial conocer la información que contiene. Además, otro aspecto que debes considerar son los diferentes tipos de contrato de trabajo que podemos encontrar. En el artículo de hoy, te explicamos todo lo que necesitas saber para dar este paso tan importante para ti. ¿Preparado?

Contrato de trabajo: lo que debes tener en cuenta

¿Qué elementos contiene un contrato laboral? A continuación, te explicamos todos los apartados que se exponen en cualquier contrato laboral:

  • Las dos partes identificadas: la empresa y el trabajador.
  • La fecha de inicio del contrato: En el momento de firmar el contrato, se establece su fecha de inicio.
  • El plazo del contrato: Hace referencia al tiempo que durará la relación con la empresa.
  • El cargo y función del empleado: Debe concretarse la categoría profesional de la persona y el puesto que ocupará en la compañía. De este modo, es una ayuda para fijar el salario y si está acorde a su categoría.
  • Remuneración: Puede establecerse el salario mensual o anual. También se expondrá si las pagas se encuentran prorrateadas.
  • Jornada de trabajo: El contrato puede ser a tiempo parcial o completo. Por tanto, en la jornada laboral, se establece la cantidad de horas. Si es parcial, se mostrará el porcentaje respecto a la jornada completa.
  • Vacaciones: Otro aspecto que se incluye es la cantidad de días de vacaciones o descanso remunerado que incluye el contrato.
  • Firma del contrato: Este documento debe quedar firmado por el trabajador y por el representante legal de la empresa.

¿Cómo debe formalizarse un contrato?

Cualquier contrato de trabajo debe quedar firmado por escrito por las dos partes interesadas. El segundo paso para formalizar la firma del contrato es presentarlo en el Servicio Público de Empleo Estatal (SEPE). La empresa se encarga de hacer esta gestión y también darte de alta en la Seguridad Social. Para hacer cualquier consulta de la Seguridad Social, se puede acceder a su número de teléfono gratuito en telefonodirecto.es.

Tipos de contratos de trabajo

Pero antes de que llegue este esperado momento, deberás saber qué tipos de contrato de trabajo existen. Te mostramos los más importantes y, si lo necesitas, puedes ampliar la información en la web oficial de la Seguridad Social.


Contrato indefinido

Este contrato se caracteriza por no tener una fecha de finalización. Por tanto, pueden prolongarse en el tiempo hasta que la empresa decida realizar un despido del trabajador o que el empleado decida terminar la relación con la empresa con una baja voluntaria. Este contrato puede incluir un periodo de prueba que dependerá siempre de la categoría y cargo al que acceda el empleado.

Contrato a tiempo parcial

Del mismo modo que hemos comentado, se puede realizar un contrato indefinido o temporal pero a menos horas. En este caso, hablamos de un contrato a tiempo parcial. Puede ser, por ejemplo, de 4 o 6 horas. El sueldo se fijará en función de las horas que se trabaje y la categoría profesional del empleado.

Contrato temporal

El segundo tipo de contrato es el temporal. Se diferencia del anterior en que tiene una fecha de finalización establecida que dependerá de las circunstancias de la empresa. Suelen realizarse para desarrollar proyectos específicos o para poder reforzar la plantilla en momentos concretos. Podemos encontrar las siguientes subcategorías:

  • Contrato por obra o servicio: Cuando una empresa desarrolla un proyecto concreto y necesita personal recurre a este tipo de contrato.
  • Contrato por circunstancias de la producción: Es un contrato eventual que se utiliza cuando existe una gran carga de trabajo y se necesita alguien que refuerce la plantilla.
  • Contrato interino: Se trata de aquellas circunstancias en las que se debe cubrir una vacante, ya sea por una baja médica o de maternidad, así como las vacaciones.

Contrato de formación

Este es otro tipo de contrato al que acceden los jóvenes que acaban de estudiar. Es una manera de fomentar la inserción laboral de los estudiantes y que cojan experiencia.

Contrato en prácticas

El contrato en prácticas forma parte de los estudios de los jóvenes y es la primera toma de contacto de los estudiantes del entorno laboral. Por eso, siempre se realizan mediante el centro de estudios o la universidad.

Contrato de relevo

Es aquel que se realiza para sustituir la jornada de una persona que ha dejado una vacante por acceder a la jubilación parcial.

Ahora ya conoces los aspectos más importantes sobre el contrato de trabajo y sus diferentes opciones. ¡Es momento de dar el paso hacia tu nuevo trabajo!