- 21/08/2017

Dicen que las pequeñas cosas son las más importantes, una máxima que podemos aplicar en muchas cuestiones de la vida. Una de ellas es el currículum, ya que si prestamos atención a los pequeños detalles conseguiremos un currículum mucho más efectivo. Y esas pequeñas cosas no se limitan solo a los contenidos, también a las formas o a la presentación de nuestro currículum ante los responsables de recursos humanos de la empresa en la que queremos trabajar o los reclutadores.

La calidad del texto

Muchas veces imprimimos los documentos en modo ahorro, borrador o similares para hacer el mínimo gasto de tinta, y la calidad de la imagen se resiente. La foto no es nítida, el texto puede presentar alguna imperfección, hay veces que incluso la tinta se borra... cuestiones que nos pueden hacer acabar perdiendo el trabajo porque el reclutador no tiene por qué perder el tiempo intentando descifrar qué pone en nuestro currículum. Por es es importante utilizar una buena impresora multifunción.

A día de hoy prácticamente cualquier familia se puede permitir la mejor impresora multifunción en calidad precio gracias al catálogo que encontramos en muchas tiendas online, y se consigue que los documentos se impriman totalmente nítidos. En este sentido conviene resaltar que si decides incluir la foto en el CV deberás imprimir el currículum a color, ya que una foto en blanco y negro ofrece una muy mala imagen de ti. El primer paso para conseguir que el currículum funcione es atraer la atención del lector, pero si lo hace para mal es fácil que ni siquiera lean tu currículum.

La importancia de las pequeñas cosas en el curriculum


La fuente y el tamaño de la letra

¿Qué fuente utilizas para escribir en Word? Debes utilizar una fuente de lectora amable, lo que de entrada descarta letras que parecen inclinadas o dibujadas como la Comic Sans. Debes utilizar la misma fuente para todo el documento, y entre las más recomendadas están Arial, Helvética, Próxima Nova o Garamond, fuentes que inspiran seguridad, elegancia y profesionalidad. En cambio otras fuentes también bastante habituales como Times New Roman, Courier o Zapfino se suelen considerar frívolas o poco audaces.

Respecto al tamaño, también debe ser uniforme a lo largo del currículum. Lo ideal es utilizar la Arial 11, así que si utilizas una fuente diferente compara la misma letra en Arial 11 y en diferentes tamaños de la fuente elegida para asegurarte de que tiene el tamaño ideal. En los apartados o títulos sí que podemos utilizar un tamaño algo más grande -Arial 12 o 14-. Para destacar algo puedes utilizar las negritas o la cursiva, nunca las mayúsculas. Asegúrate de que se lee bien imprimiendo el currículum antes de enviarlo.

El formato

Otra cuestión esencial es el formato. No todos tenemos las mismas versiones de Word, y hay quien en vez del procesador de Office utiliza sus equivalentes de software libre como OpenOffice. Esto hace que muchas veces el formato del currículum se pierda de un ordenador a otro, de forma que la información aparece completamente desordenada. Un currículum de una página puede llegar a ocupar dos páginas o aparecen saltos de línea en el peor lugar, y la mejor forma de evitarlo es guardar e imprimir el currículum en PDF.

El PDF es, probablemente, el único formato compatible con todo tipo de ordenadores y dispositivos móviles, y nos asegura mantener el formato del documento en cualquier ordenador. Así, si eres de los que imprimen el currículum en una copistería o en la universidad te evitarás disgustos al ver que no sale con el mismo aspecto que en casa. Otra ventaja de guardar el currículum en PDF es que nadie podrá modificarlo, así que si vas a enviarlo por correo electrónico es el formato más seguro.