Tu currículum empieza con tu formación, y si estás intentando acceder a la universidad para formarte como profesional, son muchos los aspectos que debes tener en cuenta antes de hacerlo, como por ejemplo la carrera que deseas estudiar o la universidad en la que quieres cursar estos estudios. Te contamos qué debes saber sobre las notas de corte antes de acceder a la universidad.

Aspectos clave sobre las notas de corte

Los alumnos que finalizan el Bachillerato o estudios de Formación Profesional de Grado Superior han de enfrentarse necesariamente a la temida Selectividad. La nota de corte es un factor determinante a la hora de poder cursar los estudios que a cada alumno le interesan, y también determina la universidad en la que se pueden cursar dichos estudios.

En este sentido, la nota de acceso a la universidad está formada por la nota final del Bachillerato y por la nota obtenida por el alumno en el examen de Selectividad. Por ello, es importante poner el máximo esfuerzo y todas las ganas para asegurarse una plaza en la universidad en la que se desea estudiar.

El objetivo final de la Selectividad es siempre el de alcanzar la nota de corte del grado que cada estudiante quiere cursar en una determinada universidad. Si estás a punto de ver notas de corte antes de empezar la universidad, descubre 5 aspectos clave que debes saber:

1. ¿Cómo surgen las notas de corte?

La nota de corte es el criterio que utilizan las universidades para acceder a cada uno de los estudios de grado que ofrecen. Sin embargo, y dado que las plazas para cursar dichos estudios son limitadas, las universidades aceptan a aquellos alumnos que han obtenido una mejor nota de acceso a la universidad.

En este sentido, el último estudiante que se apunta a un determinado grado en cada universidad genera una nota de corte para esos estudios concretos y para esa universidad en concreto. O lo que es lo mismo, la nota de corte es la nota mínima que cada estudiante debería sacar para poder matricularse en esa carrera y en esa universidad el siguiente curso académico.

2. Siempre son orientativas

Es conveniente saber que las notas de corte de cada universidad son siempre orientativas, pues no todos los estudiantes que no alcanzan la nota de corte para el grado que quieren estudiar se quedan fuera de ese curso.

Esto es debido a que la nota exacta de corte depende también de las notas que obtengan todos los estudiantes que soliciten plaza en esa carrera.

3. Varían todos los años

Debido a las tendencias de estudiar una determinada carrera, las notas de corte varían de un año a otro y éstas, especialmente, suelen subir en aquellos grados que el curso anterior tuvieron una mayor demanda.

4. No están vinculadas al nivel de dificultad de una carrera

Pese a que solemos pensar que las notas de corte son más altas para las carreras más difíciles, es conveniente saber que estas notas no están vinculadas a la dificultad de los estudios universitarios.

De hecho, cuando una determinada carrera tiene una nota de corte muy alta, esto se debe a la relación que existe entre los estudiantes matriculados y las plazas ofertadas por cada universidad. Cuando la demanda de alumnos que quieren estudiar una determinada carrera es alta y las plazas son pocas, la nota de corte siempre será más alta.

5. Sólo para universidades públicas

Las universidades privadas no tienen notas de corte como criterio para admitir alumnos, pero sí suelen tener en cuenta la nota de admisión y otros criterios académicos.